Por Alberto Arcega Macuil / Puebla

Hoy en día las trabajadoras del hogar siguen siendo discriminadas y recibiendo un mal trato por parte de sus “patrones”, aunado a que siguen recibiendo un salario muy por debajo de lo que debería ser digno, reveló la maestra Marcelina Bautista Bautista del Centro de Apoyo y Capacitación a Empleados del Hogar, A.C., y Académicos del Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría S.J. de la Universidad Iberoamericana Puebla.
Al ofrecer una conferencia “Sobre No Discriminación y Medios de Comunicación”, la especialista señaló que desgraciadamente los legisladores no le han dado la importancia que merecen a las trabajadoras del hogar, por lo que los derechos de estas trabajadoras se han visto pisoteados.
“Las trabajadoras del hogar no conocen sus derechos, no conocen que deben de recibir un trato y un salario digno; si se quedan en un hogar tiene derecho a tener un cuarto cómodo e higiénico, y su jornada laboral máximo es de 8 horas, con el derecho de disfrutar de un día de descanso”, enfatizó la integrante del Centro de Apoyo y Capacitación a Empleados del Hogar, A.C.
De acuerdo con cifras del INEGI, en el 2010 había un poco más de 2 millones de trabajadoras domésticas en México. Entre éstas, 9 de cada 10 son mujeres. Casi el 60% pertenecen a un estrato socioeconómico medio-bajo y el 64% tiene apenas una instrucción primaria o inferior. En 2005, se calculaba que el 11.8% de las trabajadoras del hogar que viven en los lugares donde prestan sus servicios, eran mujeres indígenas.
Sobre el papel que juegan los medios de comunicación, Marcelina Bautista señaló que éstos se han encargado de ridiculizar a las trabadoras del hogar y que eso se ve en los programas que pasan en sus diferentes horarios, llámese novelas, diferentes series, por lo que indicó que los medios deben ser más sensibles.
Finalmente, sentenció que en muchas ocasiones no existe un contrato firmado sino que es un contrato de palabra, pero ello afecta cuando son despedidas de manera injustificada pues no reciben una liquidación como debería de ser.