El combate a la violencia en contra de la población femenil debe iniciar con la cultura de la denuncia, toda vez que las mujeres que enfrentan este fenómeno social, de 10 solo una llega a manifestarlo de manera legal, sin dejar de considerar que de este mismo número (uno), la mitad llega a retirar la querella.
Así lo manifestó Verónica Sobrado Rodríguez, directora del Instituto Poblano de la Mujer (IPM), quien reconoció que la violencia en contra de las féminas tiene muchas aristas, donde en primera instancia se requiere del empoderamiento de la mujer, la cual si no tiene una actividad económica, y no sabe qué hacer, vuelve al círculo de la violencia, de ahí la necesidad de hacer conciencia en toda la sociedad.
“La violencia no es normal, la mujer no tiene por qué aguantar situaciones de esta naturaleza, al menor signo de ataque, celos extremos, manifestaciones en donde no las dejan salir, tienen que pedir ayuda, hoy día el IPM cuenta con 20 centros de atención al interior del estado, donde en promedio se atienden a 500 féminas a la semana”, subrayó.
Adelantó que en breve se actualizará el programa estatal para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia, el cual está previsto para el 24 del mes en curso, con la participación de asociaciones y de la propia sociedad, así como instituciones educativas.
A pregunta expresa, dijo que la alerta de género implica un diagnóstico de investigación, es decir, no se trata por ejemplo de una Alerta Ámber, lo que representa que es un proceso de análisis, por lo que es necesario establecer medidas inmediatas para la protección de la mujer.