• Policías en anónimo cuestionan la seguridad en el estado, si información privilegiada puede estar a disposición de un (probable) peligroso delincuente.
• La pistola 9 milímetros Smith and Wesson, que portaba el grupo de tres presuntos secuestradores, tiene registro en la SEDENA.

Odilón Larios Nava.- Uno de los tres presuntos secuestradores detenidos en San Pedro Cholula el pasado miércoles es hijo de Silvestre Aníbal Garma Arenas, Capitán retirado y Director Operativo del Centro de Coordinación, Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C5).
El hijo del funcionario es Silvestre Aníbal G. L., de 27 años de edad, quien fue detenido junto con otros dos presuntos secuestradores. Portaban un arma de fuego que cuenta con registro en la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA). Los otros dos detenidos son: Miguel Ángel y Luis.
La banda llevaba privado de la libertad a un hombre llamado Alejandro, quien es asesor financiero. A éste lo habían despojado de un vehículo Audi y lo llevaban sometido para que les entregara la camioneta propiedad de su madre, una Journey, además de que lo habían amenazado y hecho firmar unos pagares por la cantidad de 1 millón 250 mil pesos.
Al momento de su detención se les encontró una pistola tipo escuadra, calibre 9 milímetros de la marca Smith And Wesson, con 9 cartuchos útiles, uno de ellos en la recámara listo para ser disparado en caso de que la víctima intentara escapar. Esta pistola está registrada en la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).
Se presume que la banda de la que forma parte el hijo del Director Operativo del C5 es altamente peligrosa y es investigada por la Fiscalía de Secuestros y Delitos de Alto Impacto (FISDAI).
Fuentes policiales entrevistadas en anónimo, indicaron su preocupación por este caso, pues se preguntan a qué tipo de información tenía acceso la banda, siendo uno de los integrantes hijo de un hombre con mucho poder en la toma de decisiones en materia de seguridad en el estado de Puebla.
Cabe destacar que el asesor financiero fue sometido y privado de la libertad por la banda, en un domicilio de la colonia El Vergel, donde lo despojaron del Audi, modelo 2006, propiedad de su suegro. Después amenazaron con hacerle daño a él y su esposa embarazada, así como otros miembros de su familia. Le exigieron que firmara cuatro pagares por una cantidad total de 1 millón 250 mil pesos.
Después por medio de su cuenta de Facebook supieron que la madre de Alejandro tiene una camioneta Dodge, Journey, y por ello lo sometieron y llevaban a bordo de un Chevrolet, Malibu, negro con vidrios polarizados.
Al circular por Forjadores, a la altura del módulo de seguridad de San Pedro Cholula, los elementos del Grupo Especial de Reacción Inmediata (GERI) se percataron que el auto era conducido a exceso de velocidad, eso y los vidrios polarizados llamaron la atención de los policías y le dieron alcance a la unidad. En ese momento uno de los hombres que iba en el asiento trasero les grito que lo llevaban secuestrado.
Por ello hicieron una revisión al vehículo y se percataron que el hombre que iba al lado de Alejandro lo llevaba amenazado con la pistola antes mencionada. En ese momento los tres ocupantes del Malibu quedaron detenidos y su víctima liberada.
Los presuntos secuestradores fueron puestos a disposición del Ministerio Público de Flagrancias, junto con los objetos que les fueron asegurados. Se espera que entre los objetos encontrados se halle información sensible sobre la forma en cómo operaba esta célula delictiva.