• Trabajamos para que los jóvenes sean felices sin necesidad de recurrir a las drogas

 

En siete meses de gobierno se han cimentado las bases para atender las causas de la grave crisis de inseguridad y violencia que dejó el antiguo régimen. En México ya se aplica el esquema de apoyos más grande en la historia dirigido a las comunidades con mayor pobreza. Además, contamos con el marco legal para dar protección a los habitantes con la Guardia Nacional y dará inicio la estrategia de atención a las adicciones con el apoyo de todos los mexicanos y medios de comunicación. Nunca más daremos la espalda a los jóvenes.

 

En diálogo con medios de comunicación, el presidente Andrés Manuel López Obrador realizó un balance positivo de los avances logrados en áreas estratégicas del gobierno federal para beneficio de la población:

 

“Vamos avanzando muy bien en varios campos: en lo económico, en lo social, en lo político, en el combate a la corrupción. Vamos muy bien… Lo principal es que haya trabajo, que haya bienestar; la paz y la tranquilidad son frutos de la justicia.

 

“Como nunca, se está atendiendo al pueblo, sobre todo a la gente humilde. Los neoliberales le dieron la espalda al pueblo y se dedicaron nada más a saquear… Tenemos que procurar desde el gobierno -que eso es un concepto distinto- que haya una buena distribución del ingreso. Entonces, para detener el flagelo de la violencia es indispensable atender las causas.”

 

En ese sentido, recordó que en nuestro país no existía un sistema de atención a la problemática de las adicciones, por lo que la estrategia presentada este día implicó un doble reto:

 

“No era nada más asunto de iniciar una campaña en contra del consumo de las drogas, sino ¿cómo curamos?, ¿cómo atendemos si no hay clínicas? No crearon nada para atender desde la visión de salud este problema.”

 

Llamó a todos los mexicanos a cerrar filas para orientar a los jóvenes y agregó que ya cuenta con el apoyo de los medios de comunicación. Sin embargo, señaló que lo más importante es el cúmulo de los valores culturales, morales y espirituales que nos distinguen.

 

“Sabemos que vamos a poder detener y disminuir el consumo de drogas, porque se va a atender, se van a dar opciones a los jóvenes de trabajo, deporte, de fortalecimiento de la autoestima, para que los jóvenes sean felices sin necesidad de recurrir a las drogas. Esto es lo que iniciamos el día de hoy.”

 

 

Durante su intervención, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, señaló que la estrategia del gobierno federal parte del nuevo enfoque establecido en el Plan Nacional de Desarrollo (PND), donde las adicciones son un fenómeno social complejo relacionado con la salud social y la salud personal, así como la exclusión económica.

 

Agregó que es necesario tratar a la población afectada “como digna de derechos de protección, de apoyo, de inclusión, de vinculación y una población que tiene el derecho, merece y debe ser atendida con la generosidad del Estado.”

 

De acuerdo con López-Gatell, la evidencia científica señala que el fenómeno afecta de manera desigual a la población, siendo el género y la situación económica factores clave, por lo que son las niñas, las jóvenes y las mujeres quienes presentan la incidencia más alta.

 

Salud, educación, bienestar, cultura y comunicación son los ejes en que se desarrollará la estrategia, partiendo de acercar los servicios del Estado a las propias comunidades.

 

Juntos por la Paz, más que una campaña es una convocatoria social

 

Jesús Ramírez Cuevas, coordinador general de Comunicación Social y vocero de Presidencia, indicó que se hará uso de todas las capacidades del Estado en pro de la del rescate de niños y jóvenes, así como de espacios públicos en las comunidades.

 

El objetivo va más allá de atender y prevenir las adicciones, ya que se enfoca en recuperar la salud emocional y mental, tanto de las personas como de la sociedad.

 

“Más que una campaña de información o de comunicación es una convocatoria social. La idea es ir hacia un cambio social, un cambio cultural que nos permita recuperar nuestras comunidades, nuestros espacios colectivos comunes y los espacios públicos y el uso de las escuelas y de los espacios culturales.”

 

El concepto de la campaña es escuchar antes de juzgar a las personas y tender puentes para construir diálogos donde se construya la acción social conjunta Estado-sociedad, indicó. La campaña incluye diversos materiales, así como una página que estará disponible en breve. La campaña se llevará a todos los rincones del país desde diversos medios.