Al presentar ayer la Política Nacional de Inclusión Financiera, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, señaló que tiene el objetivo de que más mexicanos puedan acceder a los servicios que ofrece el sistema financiero y fomentar el crecimiento equitativo de la sociedad.

Afirmó que “un México Incluyente es un país en donde los derechos no sólo sean un ideal, sino una realidad permanente en la vida diaria de todos sus habitantes”.

“Significa también contar con un piso básico de bienestar para que cada familia pueda salir adelante y progresar, lo mismo en el norte, en el occidente, en el centro o en el sur de la geografía nacional”, añadió.

En el evento, realizado en el Palacio Nacional, el Primer Mandatario refirió que con esta nueva Política “buscamos que todos los mexicanos, sin distinción alguna, puedan tener acceso al sistema financiero”.

“Se trata de que puedan tener cuentas de ahorro, contratar seguros u obtener un crédito para hacer realidad cualquier proyecto que se tracen a lo largo de su vida. Se trata también de tener diversas maneras de poder realizar pagos por la prestación de distintos servicios”, precisó.

Explicó que todo ello “permite que las familias sean menos vulnerables, menos frágiles, tengan menos riesgos de perder su patrimonio, o eventualmente de caer en la pobreza”.

El Presidente Peña Nieto mencionó que hoy sabemos que “en 2012, el 56 por ciento de la población contaba con algún producto de crédito, ahorro o de seguro, y que esta cifra aumentó a 68 por ciento en tres años; es decir, se incorporaron al sistema financiero 12.7 millones de personas más. Con información como ésta, podemos tomar mejores decisiones como país”.

Acompañado de los secretarios de Hacienda, Educación y Desarrollo Social, además del gobernador del Banco de México, el titular del Ejecutivo indicó que la Política Nacional de Inclusión Financiera esta sustentada en 6 ejes de trabajo como es la Educación financiera que se promoverá desde las escuelas por parte de la SEP, también el uso de innovaciones tecnológicas para aprovechar los avances en la materia para acercar los servicios bancarios y los medios de pago a amplios segmentos de la población

Además se generará un desarrollo de infraestructura financiera en zonas desatendidas.

“Es innegable que México sigue siendo un país de contrastes. En nuestra geografía aún conviven prosperidad y marginación; vanguardia y rezago. En este sentido indicó que el Gobierno se ha propuesto ir cerrando estas brechas y que todas las regiones de México cuenten con las mismas oportunidades.

El Primer Mandatario expresó su confianza en que la Política Nacional de Inclusión Financiera “se traducirá en una mayor tranquilidad para el trabajador que ahorra para su retiro o para realizar cualquier proyecto de vida.

“Una mayor inclusión financiera significará también que más mexicanos cuenten con financiamiento para emprender su propio negocio. Estoy convencido de que trabajando juntos, los usuarios, los bancos y las autoridades, lograremos que México sea un país cada vez más incluyente”, mencionó.

En su momento, la Reina Máxima de Países Bajos, Asesora Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre Inclusión Financiera para el Desarrollo, dijo que México tiene como reto lograr incorporar a 29 millones de adultos adicionales al sistema financiero hacia el 2020.

Resaltó que “en su esencia, la inclusión financiera se enfoca en el desarrollo y empoderamiento humano. Su objetivo es proporcionar, de forma responsable y sostenible, acceso a servicios financieros de calidad y asequibles para uso de todos”.