• Senadora Lucero Saldaña representó a México en las reuniones de expertas para su redacción.

En Febrero de 2015 la Senadora Lucero Saldaña representó a nuestro país en la reunión de expertas de la Organización de los Estados Americanos dedicada a analizar los desafíos que enfrentan los países de la región para dar una respuesta efectiva ante el problema de la violencia política contra las mujeres.
A partir del análisis y el trabajo realizado en dichas reuniones de expertas, la OEA lanzó esta semana el documento denominado “Ley Modelo Interamericana sobre Violencia Política contra las mujeres”, como un primer esfuerzo de alcance regional por definir esta problemática e incorporarla en el marco jurídico interamericano e internacional.
Igualmente pretende identificar a los órganos responsables y las pautas de actuación en relación con la prevención, atención, sanción y reparación de esta violencia, entre los que destaca el papel de los Mecanismos Nacionales de las Mujeres; y determinar qué tipo de actos de violencia política deben sancionarse, distinguiendo entre faltas graves y gravísimas, y delitos penales, señalando una serie de sanciones específicas que pueden aplicarse.
La Senadora Lucero Saldaña explicó que este documento pone de relieve la urgencia de que los Estados adopten todas las medidas necesarias para su erradicación, en el entendido de que la eliminación de la violencia política contra las mujeres es condición esencial para la democracia y la gobernabilidad.
Asimismo señaló que entre las principales contribuciones del documento, se encuentra la consagración del derecho de las mujeres a una libre de violencia política y la definición del concepto de violencia política contra las mujeres.
“Uno de los aspectos más innovadores de esta Ley Modelo es el establecimiento del vínculo entre la violencia política contra las mujeres y el logro de la paridad política”, señaló la Senadora Saldaña.
La Senadora Lucero Saldaña, quien además de haber participado en las reuniones de expertas de la Ley Modelo y de ser la primera legisladora en México en presentar una iniciativa en la materia, impulsó igualmente este tema en la redacción de la Constitución de la Ciudad de México, reiteró su beneplático con la presentación de este documento y recalcó que su importancia radica en reconocer el derecho de las mujeres a ser libre de toda forma de violencia y discriminación en el ejercicio de sus derechos políticos, y también al derecho a vivir libre de patrones estereotipados de comportamiento y prácticas sociales y culturales basadas en conceptos de inferioridad o subordinación.