+ La Facultad de Filosofía y Letras trajo al escritor a Puebla
El ensayo periodístico aborda el cambio de paradigma entre la televisión y el internet, como medios de comunicación dominantes
Ya no hay un público televidente, radioescucha o lector silencioso: lo que hay es un público que se ha vuelto audiencia”, expresó el periodista Jenaro Villamil, durante la presentación de su libro, La rebelión de las audiencias. De la televisión a la era del trending topic y el like, donde explora el cambio de paradigma que la transformación de los medios de comunicación tradicionales ha acarreado, así como las distintas relaciones de poder que establece.
El título del volumen representa un homenaje a Rebelión de las masas, de José Ortega y Gasset, ya que el hombre busca intervenir en el debate público. “Las redes son un martillo: lo puedes usar para construir o para destruir. Construyamos con las redes lo que podemos y lo que nos da esta oportunidad magnífica que ninguna otra generación tuvo”, manifestó Villamil.
En el Paraninfo del Edificio Carolino, afirmó: “No se están cambiando estructuras, todavía no estamos en un momento de revolución, pero sí estamos viendo un momento de intensa rebelión. De nosotros depende, como periodistas, como universitarios y como ciudadanos hacia dónde queremos canalizar esa revolución”. El futuro ideal de este proceso, indicó el autor, apuntaría a una democratización de la estructura comunicacional mexicana, así como a una alfabetización digital.
Durante el diálogo con estudiantes de las facultades de Filosofía y Letras y de Ciencias de la Comunicación, el colaborador del semanario Proceso comparó las reacciones de la ciudadanía ante los terremotos de 1985 y el acontecido en septiembre pasado. Si bien la percepción del primero estuvo regida por la televisión, en este último las redes sociales desempeñaron un papel primordial. Esto, debido a que dichas plataformas no sólo agilizaron la organización ciudadana para hacer frente al desastre, sino que también evidenciaron el potencial de acción que puede ser alcanzado mediante internet.
En este sentido, Manuel de Santiago Freda, corresponsal en España de Aristegui Noticias, destacó que la publicación de este libro coincide con el crecimiento de la posverdad, un término que definió como “la reivindicación de los sentimientos, desde los más sublimes, hasta los más perversos”. En contraste con la televisión, la cual está regida por un discurso dominante, internet legitima dicha diversidad de opiniones ya que, debido a su alcance, los usuarios encuentran múltiples apoyos desde distintas partes del mundo.
Así, las redes sociales se han consolidado como herramientas de radicalización en dos sentidos: por un lado, de los discursos de odio, y por otro, de la resistencia. En cuanto al segundo de los casos, el doctor en Derecho de la Información por la Universidad Complutense de Madrid hizo hincapié en la capacidad de denuncia sobre la corrupción e inacción gubernamental, que las redes sociales han ofrecido a los ciudadanos.