Con el objetivo de garantizar una aplicación de justicia libre de discriminación a hombres y mujeres, el gobernador Rafael Moreno Valle se sumó al Convenio de Adhesión al Pacto para Introducir la Perspectiva de Género en los Órganos de Justicia en México, signado por la magistrada de la Suprema Corte de la Nación (SCJN), Olga María Sánchez Cordero, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), Roberto Flores Toledano.

Durante la firma del documento llevada a cabo en el marco del II Congreso Iberoamericano de Justicia Terapéutica, la magistrada Sánchez Cordero señaló que si bien existen leyes y programas progresistas en esta materia, es necesario mantener un esfuerzo de capacitación y sensibilización de los funcionarios encargados de impartir justicia en las entidades, por lo que el convenio firmado implica un catálogo de acciones mínimas y fundamentos jurídicos para que los tribunales prevengan o sancionen la discriminación por motivos de género.
La Ministra de la SCJN señaló que juzgar con perspectiva de género, es un planteamiento que cuestiona el paradigma de la neutralidad de la norma y del derecho sin discriminación, por lo que los juzgadores tienen la obligación de advertir si aquellas prácticas sociales estereotípicas limitan, obstaculizan o excluyen a una persona del ejercicio de sus derechos.
Indicó que la aplicación de las leyes ha seguido por muchos años a las asignaciones tradicionales y culturales que ubican a las personas en relación a su sexo, es decir se sexualizan funciones en relación al género, jerarquizan y se valoran en distintos modos que encausan al cumplimiento de cierto roles.
La creación del Protocolo para Juzgar con Perspectiva de Género, donde la Ministra Sánchez Cordero ha sido una gran impulsora, constituye un ejercicio equitativo del poder entre hombres y mujeres de acuerdo a sus capacidades y decisiones, y no por asignaciones sociales.
Con estas acciones el Poder Judicial del Estado garantiza una justicia incluyente y garante de los Derechos Humanos
Por su parte, el gobernador Rafael Moreno Valle reiteró que una de las prioridades de su administración ha sido garantizar a las mujeres el pleno ejercicio de sus derechos a la salud, a una vida libre de violencia, su autonomía económica y su participación en la vida política.
Sánchez Cordero, quien también tomó protesta al Comité de Evaluación y Seguimiento del Convenio, destacó que adherirse al pacto ha implicado para tres entidades federativas –y ahora para Puebla–, crear espacios de compromiso y acompañamiento que den congruencia y coherencia a las acciones, así como el intercambio de buenas prácticas, asesoría técnica e incluso para el reconocimiento de buenos resultados.

Prueba de ello, agregó, son los avances reportados en los últimos tres años a partir de que la SCJN se sumó al pacto, destacando la formación y sensibilización del personal, la elaboración de diagnósticos en áreas de oportunidad, resoluciones y sentencias que incorporan la perspectiva de género, la formación de comités internos o unidades especializadas en la materia y la incorporación de principios de igualdad y no discriminación en los códigos de ética de los tribunales y políticas laborales.
De igual forma, se han establecido medidas para flexibilizar el esquema laboral y las políticas para la composición de juzgados, licencias de paternidad y la creación de mecanismos para la prevención, atención y sanción de acoso laboral y sexual dentro de los tribunales.
A su vez, Roberto Flores Toledano, presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, sostuvo que la adhesión al pacto representa un avance para el estado de Puebla y reconoció al mandatario por el respeto que ha mostrado al principio de igualdad de género y la protección a los derechos humanos.