Por Patricia Moreno Sánchez

 

La Confederación de Trabajadores de México (CTM), presentará amparos contra la Reforma Laboral, reveló Leobardo Soto Martínez, dirigente de esta organización sindical, quien explicó que estos se sumarán ante la Secretaria del Trabajo federal.

Especificó que estos amparos se sumarán a los protocolos de implementación del registro de los contratos colectivos y de sindicatos, agregó que no se puede permitir de manera unilateral quien tendrá valides jurídica y quién no.

Aseveró que la Reforma Laboral es un riesgo para todos los sindicatos, para la contratación colectiva y para la vida sindical autónoma de este país. Agregó que los sindicatos están amparados por los acuerdos internacionales.

Dijo que la CTM esperará los resultados y los acuerdos con respecto a la Reforma Laboral y se les dará seguimiento, concluyó.

En tanto que Ángel Celorio, coordinador jurídico de la CTM a nivel nacional, informó que suman alrededor de 460 amparos en contra de esta Reforma Laboral.

 

 

Defensa de la autonomía

 

En tanto Ángel Celorio Guevara, coordinador jurídico de la CTM a nivel federal sentenció que  la Confederación de Trabajadores de México, defenderán la autonomía y libertad sindical.

En el Foro sobre el Análisis y Posicionamiento Jurídico ante la Reforma Laboral enfatizó que los trabajadores sindicalizados, acatan la reforma legal y combatirán los artículos que no tengan sustento jurídico, como son los convenios que sean contradictorios a la propia ley y las omisiones como el caso del Tripartismo.

Agregó que entre los artículos que impactan de forma negativa en la vida sindical, destacan la intromisión de la autoridad a la vida de los sindicatos, la mala interpretación de la libertad sindical y la intromisión en los contratos colectivos de trabajo.

“No permitiremos la intromisión a la soberanía, a la soberanía sindical, llegaremos hasta donde sea”, afirmó.

Advirtió que en caso de no encontrar una respuesta razonable consensuada a todas las inquietudes y poder abrogar estos artículos, se verán en la necesidad de hacer una presión al legislativo y a las autoridades competentes, incluso saliendo a las calles sin afectar a terceros.

“En caso de ser necesario, saldremos a tomar las calles, pero sin vandalismo, sin afectar a nadie, pero como una muestra de unidad y de inconformidad”, aseveró.