María Reyes 

 

En el marco del Día del Músico, representantes del gremio dieron a conocer que de un 50 hasta un 60 por ciento, la demanda ha bajado en los últimos años. Lo anterior, debido a que los DJ’s y los karaokes han desplazado a los grupos y cantantes profesionales en eventos sociales.

 

Señalan agrupaciones que a pesar de que las contrataciones ahora solo se registran los fines de semana y las agrupaciones cada vez ofrecen menos integrantes, están agradecidos con su patrona Santa Cecilia, a quien cada año celebran con una serenata en diferentes templos como el de La Concordia o el de Santa Inés.

 

Dentro del gremio, los más socorridos y quienes se mantienen son los Mariachis, ya que el género regional mexicano sigue estando en el gusto de la gente para cualquier evento y también para el turismo que llega a la ciudad de visita.

 

Aunque actualmente se ven rebasados por la tecnología, los músicos aseguran que el arte que ellos practican y crean es un idioma universal que funciona para animar la vida, incluso la de cada artista, pues aún en el día más complicado, la música permite olvidar aunque sea durante un par de horas los problemas.

 

Con las famosas “Mañanitas” y canciones católicos acudieron diferentes agrupaciones acompañadas de sus respectivas familias para recibir la bendición anual en algunos de los templos antes mencionados en conmemoración de los músicos.

 

Se sabe que Santa Cecilia fue una de las primeras mártires del siglo V, más venerada por los cristianos. Se dice que el día de su matrimonio, mientras los músicos tocaban, ella cantaba a Dios en su corazón. Su fiesta se celebra el 22 de noviembre y es representada tocando un instrumento musical y cantando.

 

Su imagen es tan iconica que los músicos, cuya pasión por este arte se asemeja al de Santa CECILIA, ofrenda su tiempo y su talento cada 22 de Noviembre y este año no fue la excepción. La única petición en la que coinciden la mayoría de músicos es que la gente aprecie más la música emanada de instrumentos que de unos simples aparatos donde la música se reproduce, no se interpreta.