Por Jesús Lemus/Puebla

El presidente de la Junta Local del Instituto Nacional Electoral (INE) de Puebla, Joaquín Rubio Sánchez, señaló que la policía local resguardará desde el inicio hasta el cierre de casillas, aquellos puntos donde el año pasado se generó violencia para elegir al titular del gobierno del estado de Puebla.

Señaló que lo anterior se fijó en las mesas de trabajo con el gobierno de Puebla y también por la petición de los funcionarios electorales, que identifican donde hubo violencia el año pasado, principalmente en Puebla capital y regiones del Triángulo Rojo.

“Tenemos listo todo eso y nosotros hacemos las elecciones, quienes saben donde pueden existir problemas son las autoridades locales. Ellos nos hacen el planteamiento y se pondrá mayor atención donde sucedieron los hechos el año pasado, habrá vigilancia especial desde que se instale hasta que cierren casillas”.

Destacó que la vigilancia se pondrá con mayor énfasis en los municipios de Tepeojuma, Cañada Morelos, Ahuazotepec, Santa Clara Ocoyucan y Mazapiltepec, donde existe efervescencia para elegir a los alcaldes correspondientes.

Agregó que también se tiene un “Plan B” para el 2 de junio, en caso que el Ejército Mexicano se niegue al resguardo y traslado de los paquetes electorales, que consiste en que la policía federal sea el encargado de este particular.

Agregó que en un plazo de 48 horas se debe conocer si habrá el apoyo del Ejército Mexicano, dejando en claro que solamente intervienen cuando se trata de elecciones federales.