Dulce Gómez
El grupo civil denominado “Poder Antigandalla” retiró diversos objetos que obstaculizaban la vía pública y posteriormente a bordo de una camioneta los llevó al Palacio Municipal.
Ayer, alrededor de 50 integrantes de dicho grupo -representado a nivel nacional por Arne aus den Ruthen Haag- recorrió la zona de Plaza Dorada para quitar de las calles banderolas, trafitambos, conos, cubetas de cemento y demás objetos que se encontraban en la vía pública y que obstruían el libre tránsito.
En este sentido, Ruthen Haag indicó que la recolección de poco más de 600 objetos no violó ningún artículo del Reglamento Municipal.
El ex funcionario delegacional señaló que dichos bienes previamente fueron trasladados al Organismo Operador del Servicio de Limpia (OOSL), sin embargo el personal se negó a recibir los objetos.
“El agandalle es un problema nacional y todos debemos sumarnos para erradicarlo, no importa si son autoridades o ciudadanos, todos debemos poner de nuestra parte para poder erradicar este problema”, agregó.
Incluso, acusó a la Fiscalía General del Estado de Puebla de ser una “dependencia gandalla” ya que en su exterior había cercas que evitaban el libre paso.
“Dependencias gandallas como es el caso de la Fiscalía General del Estado que tenía vayas en la calle. Ellos no pueden pretender combatir delitos si ellos no procuran justicia cotidiana. Una fiscalía que no es capaz de respetar las normas de convivencia y los reglamentos municipales, ¿qué va a poder hacer con los casos más graves?”, externó.
El síndico municipal, Héctor Sánchez Sánchez, fue el encargado de recibir al grupo al tiempo de agradecer su labor ciudadana.
En entrevista posterior, puntualizó que las acciones realizadas por la asociación no infringieron la ley, pues en ningún momento se violó el reglamento sobre el retiro de objetos que obstruyen la vía pública.
Detalló que las vialidades son de uso común, por lo que el retiro de un obstáculo lo puede realizar cualquier ciudadano, salvo en otros casos en los que haya de por medio una concesión.
A la par, sostuvo que hasta este momento no han recibido en juzgados alguna denuncia por parte de los propietarios de los objetos, y aseveró que tienen hasta 30 días para reclamarlos.