• Algunas personas por falta de recursos han viajado en bicicleta desde lugares como Texmelucan hasta Puebla.
• Esos trámites anteriormente los hacían en las regiones de los afectados y ahora deben acudir hasta la ciudad de capital.

Odilón Larios Nava.- La reestructuración – desaparición de las agencias del Ministerio Público en los distritos judiciales – de la Fiscalía General del Estado (FGE) ha impactado de forma negativa en las personas que menos tienen. Algunas víctimas del delito tienen que acudir desde sus lugares de origen sin contar con los recursos económicos para el traslado. Agentes policiales han revelado casos de personas que han llegado en bicicleta desde poblaciones cercanas a Río Frío, o Atlixco, porque no tienen otra manera de hacerlo.
Una de las fuentes entrevistadas por este diario comentó lo siguiente: “La Fiscalía no está cumpliendo con su función, es decir, acercar la impartición de justicia a los ciudadanos, ahora ellos son los que deben acudir desde sus poblados a la ciudad de Puebla, para por ejemplo identificar un cadáver. El fiscal – Víctor Antonio Carrancá Bourget – no debe saber de esta situación, porque la gente que tiene cerca no le dice los problemas para quedar bien con él, sería bueno que se enterara, para que solucione este problema”.
A decir de otras fuentes consultadas, hubo una mala prevención sobre cómo sería la labor de la Fiscalía una vez que entrara en vigor el Sistema de Justicia Penal Acusatorio. Es por ello que ahora, según comentaron “la Fiscalía parece un mercado, todo mundo llega ahí a solicitar un servicio, y terminan haciendo esperar horas a las víctimas, para sólo decirles que deben acudir al C-5 o a la 10 Oriente”.
Como este diario lo dio a conocer semanas atrás, todos los casos que anteriormente eran atendidos en distritos judiciales como Atlixco, Huejotzingo, san Martín Texmelucan, san Pedro y san Andrés Cholula, Tepeaca y Tecali de Herrera, ahora son concentrados en las instalaciones de la Fiscalía en Puebla.
Esto ha ocasionado el incremento de trabajo de los agentes ministeriales pues desde los lugares mencionados deben desplazarse a diario al edificio central de la FGE, para tramitar cualquier tipo de documentación. Aseguran que sería mucho más eficiente la administración de su trabajo si contaran con instalaciones adecuadas en sus propias zonas de operación.
Esto no sólo afecta a los agentes, después de tres semanas de operación del nuevo sistema, han quedo manifiestos algunos casos en donde las víctimas se ven en serios problemas para llegar a la capital poblana.
Las fuentes consultadas, indicaron que ha habido casos en donde algunas personas han sido requeridas para identificar a sus familiares que se encuentran en el anfiteatro en Puebla. Como estas personas son muy pobres y no tienen dinero para pagar un pasaje a Puebla, tuvieron que tomar su bicicleta desde una comunidad cercana a Río Frío, otra desde Atlixco, y pedalear desde allá hasta las instalaciones de la Fiscalía, donde por si fuera poco les prohibieron dejar su bicicleta en el exterior.
Es por ello que los entrevistados refirieron: “urge que busquen una solución, se trata de brindar un buen servicio a la ciudadanía, más a las víctimas, y no se está consiguiendo este objetivo”.
A esto se suma la inquietud de los agentes ministeriales que han preguntado cuándo llegará la homologación salarial, es decir cuándo dejarán de pagarles los cerca de 3 mil 500 pesos quincenales para que empiecen a cobrar como agentes acreditables es decir aproximadamente 9 mil pesos quincenales.