• Esta acción fue en respuesta a un robo a casa habitación; los pobladores están hartos de la inseguridad del lugar.
• Quemaron documentos, tres vehículos y quebraron vidrios de las instalaciones de la alcaldía auxiliar.

Odilón Larios Nava.- Pobladores de La Magdalena Tetela, hartos de la inseguridad en el lugar, tomaron la presidencia y quemaron documentos, también tres vehículos oficiales, y causaron destrozos en la plaza pública. Esta reacción violenta fue ocasionada por la tardanza y falta de respuesta oportuna de la policía ante un robo a casa habitación.
La policía municipal de Acajete, tardó mucho en llegar al auxilio por robo a casa habitación y en cuanto llegó la primer patrulla los uniformados fueron agredidos y la patrulla dañada. Se necesitó de más policías para poderlos rescatar.
De acuerdo con los primeros reportes policiales, los hechos comenzaron a suscitarse alrededor de las 18:50 horas, cuando un grupo de aproximadamente 200 personas llegaron hasta el lugar armados con palos y piedras y agredieron a los oficiales de policía que resguardaban el lugar.
Quemaron llantas en el exterior de la presidencia, lanzaron piedras contra los cristales y según versiones de los pobladores quemaron documentos del lugar. Es por esa razón que la policía municipal de Acajete pidió el apoyo de la policía estatal para reestablecer el orden.
Los reportes de los pobladores indicaron que las personas que tomaron la presidencia lo hicieron por que previamente se había cometido un robo a casa habitación y la policía de Acajete llegó muy tarde.
El robo ocurrió en la calle 3 Sur número 703 de la mencionada junta auxiliar. En represalia por la tardanza de los policías, cuando llegaron los uniformados fueron agredidos y la patrulla 06 fue dañada. Con apoyo de otras unidades lograron rescatar la patrulla 06 y sus tripulantes.
Después de lo anterior las personas que habían agredido a los oficiales acudieron hasta las instalaciones de la presidencia auxiliar de La Magdalena Tetela y allí comenzaron a hacer desmanes en la presidencia. Quemaron llantas en el exterior, rompieron vidrios, quemaron tres vehículos oficiales y quemaron documentos del lugar.
Hasta el cierre de esta edición la violencia continuaba y se esperaba el arribo de la policía estatal para dialogar con los rijosos y buscar alguna solución.