ING. OSCAR LÓPEZ MORALES
Los grupos empresariales siempre han sido un círculo importante donde los partidos políticos y los gobiernos en turno, incluso muchas ocasiones se les identificaba o se les ligaba con el Partido Acción Nacional por considerarlos afines a sus ideología.
Sin embargo, algo pasó ayer entre el PAN y el Consejo Coordinador Empresarial pues de plano el PAN dijo que no iban a su invitación por fatal de quórum; solo tres aceptaron la invitación, de los 16 que son.
Y entonces, el presidente del organismo empresarial no tuvo empaño al señalar que no los volverían a buscar porque ellos, los empresarios, no son plato de segunda mesa, así lo dijo su presidente Fernando Treviño:
“No, el Consejo Coordinador no se va a reunir. No, no somos platos de segunda mesa. Si ellos no tienen interés, nosotros tampoco. No nos reunimos con los del PAN”.
A esta reunión sí acudieron algunos de los candidatos del PRI, quienes escucharon las demandas de los representantes de las diferentes cámaras que integran el CCE y además los comprometieron a cumplir con su periodo para el cual sean designados, de ganar la elección y a rendir cuentas, claro.
Fue el propio Rafael Micalco quien les dijo que la verdad solo tres estaban interesados en reunirse con el Consejo Coordinador Empresarial y que mejor para otra fecha.
¿Qué pasó con los panistas?, ¿por qué rechazaron la invitación de los empresarios? ¿acaso será porque ellos no son de los panistas tradicionales como lo definiera hace unos días Eukid Castañón? Tal vez.
De los priístas que acudieron s3e pudo ver a Nancy de la Sierra, Jorge Estefan Chidiac, Xitlalic Ceja, Oscar Aguilar, encabezados por su presidenta estatal Isabel Allende y por el presidente del comité municipal Pepe Chedraui.
Ya de refilón, en el marco de esa reunión, los reporteros entrevistaron la presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Carlos Montiel Solana sobre el RUTA, pues hace días dijo que los trabajadores de diversas empresas están llegando tarde por las deficiencias tanto en las alimentadoras, como en los tiempos de los troncales.
Dijo que les daba un plazo de 15 a 20 días para corregir estos “detallitos”. Y entonces surge la pregunta obligada: ¿y que va a pasar si no?
Ahora entiendo por qué los panistas los batearon.