Por Jesús Lemus/Puebla

Debe existir un respeto a las reglas del juego para el proceso local 2018, pidió el titular del Instituto Electoral del Estado (IEE), Jacinto Herrera Serrallonga a los partidos políticos en lo que será la renovación de cargos públicos, sin embargo el representante de MORENA ante el organismo electoral, Fernando Jara arremetió contra los consejeros y adelantó que no habrá equidad en este proceso comicial, además de que se recrudecerá la guerra de lodo para el otro año.
En el inicio del proceso local por parte del IEE, el árbitro de la contienda electoral Jacinto Herrera Serrallonga, señaló que es responsabilidad del organismo lograr una cultura de confianza y credibilidad en la renovación de las posiciones que estarán en juego en 2018 como son las diputaciones locales, alcaldías y gubernatura de Puebla.
Anotó que se vivirá un proceso electoral en un escenario político totalmente complejo, ya que todas las instituciones en el país y Puebla viven una severa crisis de credibilidad por parte de los ciudadanos.
“La autoridad electoral se apegará a la transparencia y equidad, hago un llamado abierto a los partidos políticos y quienes pretenden una candidatura independiente, a coadyuvar a la cultura de legalidad y respeto a las reglas del juego del proceso electoral y que vienen estipuladas en la propia ley en la materia”.
Sin embargo, en su intervención, el representante de MORENA ante el IEE, Fernando Jara sentenció que no habrá equidad para 2018, además de afirmar que el país y el estado ya no “aguanta a gobiernos tradicionales y menos los que provienen del PAN”.
Dijo que la guerra de lodo se recrudecerá contra de MORENA y pese al Frente Ciudadano por México que se constituye de manera nacional, el partido fundado por Andrés Manuel López Obrador se ubica con mejores preferencias electorales para el otro año.
A raíz de la crítica de MORENA, el representante del PRD ante el IEE, Sebastián Enríquez Rivera, dijo que Fernando Jara no tiene calidad para lanzar esas críticas en el inicio del proceso local 2018, cuando su instituto político es un “ratero” que no ha regresado un millón 700 mil pesos de prerrogativas y que se estableció en una sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).