+La explosión de esta semana tuvo un tren de tremores, es decir, actividad sísmica

El investigador del Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales (Cupreder), Carlos Tovar González consideró que, con motivo de la reconstrucción por el sismo del 19 de septiembre, se debe contemplar la actividad sísmica vulcano tectónico que se pueda presentar y los fenómenos eruptivos del volcán Popocatépetl en las zonas aledañas.
En entrevista, dijo que con el estruendo fuerte que ocasionó la explosión del volcán la víspera tuvieron reportes, por parte de habitantes de San Nicolás de los Ranchos, Atlixco, sur de Puebla, e incluso de Tlaxcala, además que compañeros que se encontraban en Santa Cruz Tecomatitla, Tochimilco, de un fuerte sonido y se comunicaron para saber qué sucedía.
“Hay preocupación (en los habitantes), porque si hay cierta vibración cuando se presentan esos tipos de sismos en el volcán, sobre todo los vulcano tectónicos la gente lo percibe. La recomendación es que la reconstrucción después del 19 de septiembre considere este factor del volcán y un análisis de geotecnia donde se edifique”, destacó.
El investigador del Cupreder, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), mencionó que deben tomar en cuenta la caída de ceniza en grandes cantidades, “no está escrito que se tendrá una erupción muy fuerte, debido a que hay depósitos de 10 a 20 centímetros y eso con la combinación de agua es un peso importante, sobre todo para el tipo de construcciones que hay en las comunidades”.
“Son techos de lámina, de cartón, lozas que son endebles, de ahí, que se puede atacar por dos frentes como es el diseño y apoyo a la gente que perdió su casa y considerar estos factores, que si ya se está reconstruyendo, tomen en cuenta estas recomendaciones”, sostuvo.
Tovar González mencionó todo lo anterior tras la actividad que registró la víspera el volcán Popocatépetl, ya que hubo una explosión a las 16:21 horas que estuvo compuesta por una emisión importante de ceniza y que alcanzó una altura de tres kilómetros aproximadamente sobre la base del coloso.
“Estos productos fueron depositados en su mayoría en la parte noroeste del volcán hacia el Estado de México, que seguramente tuvieron presencia del material”, manifestó.
Refirió que la explosión estuvo acompañada previamente de un tren de tremores, es decir, actividad sísmica que en los últimos cuatro días se había presentado en un acumulado de 20 horas de sismicidad no constante, de acuerdo con reportes del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred).
Explicó que también se había presentado actividad de sismos vulcano tectónico, que es reflejo de una actividad con movimiento al interior del volcán y hay fracturamiento, así como migración de material magmático y el conducto principal provoque estos tremores.
“Lo que hace suponer que hubiera un domo previo, el cual estuviera tapado y esto hace un efecto de presión con el material que está subiendo, y aunque se liberó cierta presión a las 16:21 ocurrió la explosión”, indicó.
Finalmente advirtió que con lo anterior se pueden presentar emisiones constantes de vapor de agua, explosiones de baja a moderada intensidad como las registradas en días padados, así como flujo de material piroclástico.