* Cole Gillespie remolcó siete carreras

Daniel Sánchez pegó jonrón productor de par de carreras en el séptimo rollo, para darle la voltereta a la pizarra, y de esta forma los Pericos de Puebla se encaminaron al triunfo por pizarra de 16-6 sobre los Bravos de León.
León tomó ventaja en el segundo inning con doblete productor de par de carreras de Leandro Castro, ante los disparos de Andres Meza.
Puebla se hizo presente en la pizarra en la baja del segundo rollo, con el doblete de terreno de César Tapia, y más adelante, en el quinto episodio, le dieron la vuelta al juego con racimo de cuatro carreras; César Tapia remolcó la primera con roletazo a la antesala con la casa llena, en la jugada Brandon Macías cometió error, este significó una más, después Cole GIllespie completó el rally con sencillo al central.
Los visitantes remaron contra corriente, y en el séptimo rollo, con la pizarra 5-3, Niko Vásquez pegó cuadrangular de tres carreras, para darle la voltereta a la pizarra, esto ante los disparos de Manuel Báez.
El gusto le duró poco a los Bravos, en la parte baja del capítulo siete, con hombre en la intermedia y un tercio fuera, el emergente Daniel Sánchez pegó bambinazo para darle la vuelta al marcador, ante la serpentina de Anthony Gómez.
La ofensiva emplumada explotó en el octavo inning, con racimo de nueve carreras, destacando cinco remolques de Cole Gillespie, el norteamericano tomó dos turnos en el inning, en el primero impulsó dos con sencillo al central, y en el segundo, tres carreras con doblete,también al prado central.
El triunfo se lo llevó Juan Noriega con labor de una entrada y dos tercios, la derrota fue para Anthony Gómez. El abridor Andrés Meza tiró cuatro entradas y dos tercios, aceptando cuatro hits y par de carreras, se fue sin decisión.
Con este juego César Tapia llegó a mil juegos con el uniforme de los Pericos de Puebla, solo otros dos peloteros reúnen esa cantidad de juegos, Ronaldo Camacho y Pero Iturbe.
Los Bravos de León igualaron la marca de más pitcher utilizados en un juego, Francisco Estrada mandó a diez lanzadores al centro del diamante. La marca vigente data de 1971, en aquella ocasión los Tigres utilizaron 10 pitchers ante Diablos.