Por Odilón Larios Nava / Puebla, Pue.
Un taxista y un recién nacido perdieron la vida cuando el conductor del vehículo de alquiler perdió el control de la unidad por exceso de velocidad y las malas condiciones climáticas y se impactó contra el muro de concreto al inició del distribuidor vial a la altura del mausoleo a Ignacio Zaragoza. La mamá del bebé y la abuela resultaron gravemente lesionadas, por lo que tuvieron que ser trasladadas a nosocomios de la ciudad.
El percance tuvo lugar aproximadamente a las 17:30 horas, que fue cuando el 066 recibió una llamada de alerta indicando a cerca de un grave percance vehicular al inicio del Distribuidor Zaragoza con sentido al estadio Cuauhtémoc.
Acudieron elementos del Consejo Estatal de Seguridad Pública (CESP) a bordo de varias ambulancias y el camión de rescate urbano. Al llegar encontraron un taxi que no contaba con central, se trata de un Volkswagen, Derby, con placas de circulación 83-01-SSJ del servicio público de alquiler.
El conductor del taxi se encontraba prensado y sin vida, también atendieron a un recién nacido, pero éste pereció minutos después a bordo de la ambulancia 043 del 066. Mientras que la madre del bebé, Paola Hernández Ramírez, de 24 años de edad, fue trasladada al Hospital de Traumatología y Ortopedia, la mamá de ésta mujer, abuela del recién nacida, fue trasladada al Hospital General del Norte, su estado de salud era considerado muy delicado.
Personal de la Dirección de Tránsito y Peritos de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM) acudió al lugar y efectuó los cortes a la circulación, además de que acordonó el lugar del percance vial.
De acuerdo con los primeros peritajes, se presume que el conductor del taxi iba a exceso de velocidad y esto combinado con el factor climatológico ocasionó que derrapara y perdiera el control de la unidad y se impactara de frente contra el muro de concreto, quedando la parte frontal del Derby completamente destrozada.
Posteriormente acudió el Agente del Ministerio Público Especializado en Delitos Culposos de la Delegación Oriente para efectuar las diligencias del levantamiento del cadáver, iniciando así la averiguación previa 515/2014.
El bebé quedó sólo señalado como desconocido número 20, mientras que el taxista fue identificado por medio de una de sus credenciales como Armando Pulido Velázquez, de 58 años de edad. Sus cuerpos fueron trasladados al anfiteatro del Servicio Médico Forense para efectuar la necropsia de ley.