Odilón Larios Nava.- El exceso de velocidad combinado con el consumo de alcohol volvió a cobrar una vida. En esta ocasión el conductor de una Mini Van, pereció al estamparse contra un tráiler en la carretera federal a Atlixco a la altura de San Francisco Acatepec. Su acompañante resultó lesionado de gravedad.
El mortal percance ocurrió minutos después de las cuatro de la mañana a la altura del kilómetro 10 de la mencionada vialidad. Cuando los ocupantes de una Mini Van, de la marca Chevrolet, Astor EXT, color arena con placas de circulación MDZ-29-04 del estado de México, se impactó contra un tráiler de doble plataforma.
El tráiler con dos plataformas, transportaba tubos para drenaje, seis en cada una de las plataformas. Éste vehículo circulaba con sentido a Puebla, sobre el carril de baja, en la parte trasera porta una lona donde se advierte que se trata de un vehículo de doble remolque y llevaba correctamente las luces de precaución.
Se presume que por la falta de precaución del conductor de la camioneta particular, quien estaba completamente alcoholizado, se impactó de lleno, sin frenar, contra la parte trasera del vehículo de cargar. El conductor del tráiler, aunque no fue responsable del siniestro escapó del lugar.
Paramédicos de SUMA y de Cruz Roja acudieron a atender el percance, así fue como encontraron que el conductor de la Van estaba prensado y sin vida. Su acompañante nombre Esteban Bautista resultó gravemente lesionado y fue trasladado al hospital de Traumatología y Ortopedia para su atención médica.
El conductor no portaba identificaciones entre sus ropas, pero en el vehículo se encontró una licencia de conducir cuyas características físicas coincidían con las del occiso. El nombre de esa identificación señala que podría tratarse de César Pascual Pascual, de 29 años de edad. Aunque de forma oficial quedó como desconocido.
Correspondió al Agente del Ministerio Público de San Andrés Cholula el llevar a cabo las diligencias del levantamiento del cadáver, e inició la averiguación previa correspondiente. Personal de la Policía Federal fue quien se encargó de remover los vehículos involucrados en la colisión.