+ El mandatario pidió a sus colaboradoes “cerrar los pendientes” por ser el último año de su administración y trabajar en el año 2018, “con toda intensidad”

El presidente de la República, Enrique Peña Nieto, instruyó a los miembros del gabinete legal y ampliado trabajar, en este año 2018, “con toda intensidad”.
Reunido en privado con sus colaboradores en Los Pinos, el mandatario pidió además a sus colaboradores “cerrar los pendientes” por ser el último año de su administración.
De acuerdo con el director general del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi), Virgilio Andrade Martínez, el Ejecutivo solicitó, de igual manera, atender los pendientes de la reconstrucción tras los sismos de septiembre del año pasado.
-¿Qué les pidió el presidente? -se le cuestionó al funcionario a su salida de la residencia oficial. Es el 2018 y entonces se debe trabajar con toda intensidad por ser el último año de la administración y, sobre todo, cerrar los pendientes, entre otros, poder atender los pendientes de la reconstrucción -refirió.
Andrade Martínez explicó, en ese sentido, que tras los terremotos fueron afectados 315 municipios, donde dos mil 509 poblaciones hay damnificados.
“Está en aceleración y con gran dinamismo la reconstrucción en estas poblaciones”, aseguró..
Acotó que la reconstrucción está muy atomizada en términos de número de poblaciones, donde tiene que asistirse a 170 mil hogares afectados. No obstante, aseguró, “se tiene un ritmo sin precedentes para la dimensión que tuvo el lamentable desastre”.
Con respecto a los presuntos actos de corrupción en la dependencia a su cargo, rechazó cualquier irregularidad.
“Nunca ha habido un acto de corrupción.Hubo una observación de nombres repetidos y todo el dinero está en el banco. No hay ningún dinero fuera ni desviado a nadie. Eso asciende a 68 millones de pesos, todos, los 68 millones están en el banco”, argumentó.
Añadió que un punto importante que solicitó el presidente de la República es, primero, terminar de abrir las cuentas bancarias, repartir después las tarjetas y, por último, terminar de realizar las ministrasiones.