+ – Una matemática de la FCFM comprometida con la educación de las nuevas generaciones

Su capacidad de abstracción, su gusto por investigar y su pasión por encontrar resultados alentaron en Patricia Domínguez Soto el interés de estudiar Matemáticas. Este año, la actual profesora investigadora de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas (FCFM) de la BUAP recibió la Presea Estatal de Ciencia y Tecnología “Luis Rivera Terrazas” 2018, en la modalidad Ciencia Básica.

Con una trayectoria académica de tres décadas, la docente, nivel II del Sistema Nacional de Investigadores, ha colaborado hasta la fecha en más de 30 artículos científicos, 15 de ellos publicados en revistas indizadas y de alto impacto.

Tras sus estudios de licenciatura y maestria, cursó el Doctorado en Matemáticas en el Imperial College of Science Technology And Medicine, en Reino Unido, una de las 16 mejores universidades líderes en el área de matemáticas puras, lugar en el cual su trabajo fue supervisado por el profesor Irvine Noel Baker, líder en el área de los sistemas dinámicos holomorfos, hecho que le permitió establecer contacto con investigadores de Alemania, España, Inglaterra y Polonia, para realizar estancias y proyectos en conjunto.

Coautora de dos obras académicas y de cinco capítulos de libros, su campo de estudio son los sistemas dinámicos holomorfos. De 2000 a 2018 ha sido parte de 20 proyectos de investigación de ciencia básica, tanto individuales como grupales. Sus trabajos han sido citados en más de 250 veces por cerca de 60 autores; ha sido asesora de 26 tesis de licenciatura, maestría y doctorado; actualmente, trabaja con tres estudiantes más de doctorado y cuatro de pregrado.

En todos estos años la mayor motivación de Patricia Domínguez han sido sus alumnos. Cada uno de ellos, afirma, es un ente con mucho potencial para la sociedad, por lo que el futuro depende de la educación: “La puerta hacia el conocimiento”.

En su opinión, como país tenemos un gran problema en la educación matemática, ya que los jóvenes llegan a la universidad sin saber multiplicar y hacer quebrados, conocimientos que deberían dominar desde la secundaria.

“Por ello es necesario que se modifiquen los esquemas de enseñanza, de modo que desde pequeños aprendan de una forma diferente a la tradicional, de una manera dinámica en la que se les motive a preguntarse el porqué de las cosas para el desarrollo del pensamiento lógico”.

Además, que los profesores, desde primaria hasta bachillerato, sean capacitados en estas nuevas formas de transmitir el conocimiento, para que logren interesar a sus alumnos en las Matemáticas y una mejor comprensión de estas.