• Era productor y operador de radio y estaba por recibir su título y cédula profesional.
• Será este martes cuando sea sepultado en compañía de sus familiares y amigos.

Odilón Larios Nava.- Darán sepultura este martes al joven que fue asesinado de tres balazos durante un asalto a la ruta 27-A. El homicidio ocurrió el día sábado alrededor de las diez de la noche, cuando seis bandidos treparon a la unidad y atracaron a los pasajeros. Erick Ernesto Bolio López, de 23 años de edad, defendió de los maleantes a una mujer con un bebé en brazos y en respuesta los delincuentes le propinaron tres balazos.
El día y hora señalados seis delincuentes armados atracaron la unidad 07 de la ruta antes mencionada, en las inmediaciones del bulevar 5 de Mayo y 32 Poniente. Durante el atraco dispararon en tres ocasiones contra Bolio López, una bala dio en la cabeza, otra en el pecho y una más en el cuello, su muerte fue casi instantánea.
Este joven recién había presentado y aprobado su examen profesional el pasado 7 de abril, por lo que estaba en espera de su título y cédula profesional. Es egresado de la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades (ECCH). Actualmente laboraba como operador y productor en la Ciudad de México, indicaron algunos de sus amigos.
Gracias a la entrevista con algunos de sus amigos, se sabe que el pasado sábado Erick acudió a ver a su novia Jessica, y después de despedirse de ella abordó la mencionada ruta. En ese momento les escribió a su novia y a su mamá, para decirles que ya estaba en el transporte y que se dirigía a su casa.
Sin embargo dieron las 23:00 horas y Erick no llegó a su casa, por lo que su mamá se preocupó y al comenzar a preguntar en la base de la ruta, se enteró que una de las unidades había sido asaltada y había una persona muerta.
Así fue como llegó hasta el bulevar 5 de Mayo y la 32 Poniente y al entrevistarse con las autoridades supo que la víctima mortal fue su hijo.
Algunos testigos le comentaron a la familia que los seis delincuentes despojaron a los pasajeros de sus pertenencias y que Erick no opuso resistencia, pero cuando vio que los maleantes agredían a una mujer con un bebé en brazos, intervino para defenderla y fue cuando le dispararon.
Los delincuentes posteriormente escaparon. Cuando las asistencias prehospitalarias llegaron ya no había nada que hacer por el joven. Así que tocó el turno a los agentes estatales de investigación para realizar las diligencias del levantamiento del cadáver.
El joven fue velado en Velatorios El Ángel ubicados en la esquina de la 11 Norte y 46 Poniente, donde se dieron cita familiares y amigos para despedirlo. Erick, quien era hijo único, será sepultado este viernes.