El Secretario de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad, Gabriel Navarro Guerrero, informó que tras las fuertes ráfagas de viento que se registraron durante dos días en la capital y que se esperan en la próxima temporada de lluvias, se inició un diagnóstico de los árboles de la ciudad, para verificar que ninguno represente algún riesgo para la población.
Al momento, el reporte oficial fue la caída de más de 90 árboles en toda la ciudad los que se vinieron abajo y causaron daños materiales; sin embargo, se realiza esta revisión en bulevares, parques públicos y camellones.
“Hay que recordar que se realiza la revisión constante de las condiciones de los árboles en la ciudad; sin embargo, por tratarse de una situación atípica del clima, debemos continuar con la revisión de las áreas verdes para no poner en riesgo a la población”, explicó.
El titular de la dependencia destacó que entre los trabajos que se realizan con otras instancias como la Comisión Federal de Electricidad (CFE), destaca ejecutar podas en aquellos árboles en los que sus ramas pueden alcanzar líneas eléctricas que generen apagones en las colonias.
Señaló que personal de la dependencia a su cargo, de Servicios de Públicos y de Protección Civil Municipal, aprovecharán estos días que mejoró el clima para hacer la valoración de los árboles de la ciudad y atender los que puedan representar algún peligro.
Al final, Navarro Guerrero recalcó que tras terminar el estudio, se determinará la cantidad de árboles a intervenir, ya sea con una poda o el retiro total de los mismos.