• Convocó a un PRI unido, con programa y resuelto a ganar en las próximas elecciones de 2018.
• Por convicción, el PRI construye, no destruye, dijo en el Consejo Político Nacional de su partido

Al tomar la protesta a los integrantes del Consejo Político Nacional del PRI, Enrique Peña Nieto aseguró que en 2018 “estará en juego todo lo que hemos construido. Lo que está en juego no sólo es la Presidencia de la República; lo que está en juego es el futuro de México”, y enfatizó: “primero el plan, primero el programa, primero el proyecto, y después los nombres”.

Dejó claro que “no se trata de ganar sólo una elección. No se trata de ganar por ganar. Construir un país lleva décadas; derrumbarlo, toma unos cuantos días. Por eso queremos y trabajamos para ganar y para darle certidumbre y certeza al México del futuro”.

Asimismo indicó que se viven tiempos nuevos para las democracias, condiciones que modifican conductas y aspiraciones, por lo que ser una opción para el electorado, se deben atender los cambios actuales y ser conscientes de las necesidades de la gente.

Tras destacar que “por convicción, el PRI construye, no destruye”, el Titular del Ejecutivo Federal afirmó que el PRI ganará en 2018 “para que los siguientes años sigan siendo de construcción y no de destrucción. El PRI ganará para no regresar a modelos obsoletos y caducos, para mantener la certidumbre y la estabilidad en México, para no retornar al estancamiento, y para que continúe el avance nacional.

Afirmó que la unidad nacional es lo más valioso que tenemos los mexicanos y es “lo que nos ha permitido hacer frente a los retos e impulsar grandes cambios”, por lo que convocó al priismo del país: “en unidad, con las mejores propuestas, con candidatos arrojados y valientes, y con la mejor militancia, vamos por el triunfo en el año 2017 y en el año 2018”.

“Démosle a los ciudadanos razones y argumentos constructivos para respaldarnos. Evitemos la retórica destructiva que sólo divide a la sociedad”, enfatizó.

Indicó que, “allá afuera, habrá quienes cuestionen mi optimismo, nuestro optimismo y nuestra seguridad en el triunfo del PRI”.

“Cómo no habré de ser optimista, si conozco a mi Partido y he visto cómo se crece ante la adversidad. Cómo no ser optimista si he librado batallas al lado de nuestra militancia guerrera que nunca se da por vencida. Recordemos que luego de la elección del año 2000 nos condenaban a desaparecer, pero aquí estamos, sirviendo a México, desde la máxima responsabilidad”, subrayó.