José Luis Moctezuma.

El alcalde la capital, Luis Banck Serrato indicó que para el 2017, el ayuntamiento de Puebla emprenderá un proyecto “ambicioso” de movilidad consistente en la pavimentación con concreto hidráulico de distintas vialidades, la edificación de puentes vehiculares y la modernización de la red de semáforos en la capital poblana.
Lo anterior será posible, dijo, con el apoyo del gobernador Rafael Moreno Valle, pero además del próximo ejecutivo local, Antonio Gali Fayad, a quien le pedirán su injerencia para ejecutarlos.
Tras el triunfo de Gali Fayad, informó que ha sostenido constante comunicación, por lo que no dudó que seguirá en este mismo sentido, a fin de seguir caminando por el camino de la transformación.
Comentó que una vez que sea aprobado este proyecto, se pondrá en marcha para el siguiente año, actualmente lo están afinando con Rafael Moreno Valle y le secretario de infraestructura Diego Corona Cream.
En el tema, Banck Serrato informó que han identificado 10 puntos “rojos” donde los poblanos invierten más tiempo en su traslado así como la presencia de accidentes viales y atropellamientos.
“Tenemos identificados 10 puntos en la ciudad que ocasionan que las personas intervienen más tiempo en un alto, es tiempo detenido en el tráfico, así como accidentes, atropellados. Estamos buscando una solución, un programa de tránsito integral que deriva diversos proyectos, puentes, pasos deprimidos, y un proyecto integral de semaforización inteligente”.
En este tenor, el presidente municipal apuntó que tienen constante comunicación con el gobernador Rafael Moreno Valle, donde los temas importantes a tratar para el 2017 es atender la demanda de los colonos de la zona sur en la falta de agua potable.
“Atenderemos las demandas de las colonias del sur, Azumiatla, la Resurrección y San Miguel Espejo”.
De manera paralela, dijo, pondrán atención en el plan integral para trabajar en los drenajes de la ciudad para rehabilitar aquellos que en 60 puntos se eviten cada año inundaciones ocasionadas por las lluvias.
“Es un plan conjunto con los tres ordenes de gobierno, tenemos identificados los puntos y ya repartimos responsabilidades, a fin de tener menos puntos de inundación”, señaló el alcalde.