• Pobladores de Tezonteopan de Bonilla, en Huaquechula, lo capturaron y amagaban con colgarlo de una canasta de basquetbol.
• Los pobladores accedieron a perdonarle la vida si la familia pagaba 20 mil pesos; era la tercera ocasión que robaba en el mismo lugar.

Odilón Larios Nava. – Un adolescente de 16 años se salvó de morir linchado por pobladores de Tezonteopan de Bonilla, en el municipio de Huaquechula. Sus familiares debieron reunir 20 mil pesos y entregarlos a la comunidad, esa fue la condición que pusieron los habitantes a cambio de no colgarlo de la canasta de basquetbol del centro del pueblo.
Los pobladores capturaron a Julio M. M., de 16 años, a quien acusaron de haber entrado a robar a una tienda, lugar en el que indicaron ha robado en dos ocasiones anteriores. Lo atraparon alrededor de las 09:40 horas y lo llevaron a la cancha de basquetbol.
En el mencionado lugar no tardó en reunirse una turba de aproximadamente cien personas, los cuales golpearon al ladrón exigiendo justicia por propia mano. Después amagaron con colgar, amanera de escarmiento y ejemplo para otros delincuentes.
La policía de Huaquechula acudió para dialogar con las personas al tiempo que daba aviso a las autoridades estatales. Así fue como policía estatal y ministerial, como de municipios vecinos llegaron hasta el sitio.
Hasta el lugar también acudieron familiares del adolescente acusado de ser ladrón, quienes son originarios de la colonia el Rodeo, en el municipio de Tepeojuma. Al intervenir los familiares de Julio, la gente puso como condición el pago de 20 mil pesos para que le perdonaran la vida y a manera de resarcir el daño que presuntamente causó.
Finalmente, alrededor de las 16:30 horas, la familia pudo reunir el dinero que les exigían y así es como Julio de 16 años pudo escapar a la suerte que le esperaba en manos de los pobladores de Tezonteopan. Al existir dicho arreglo entre los pobladores y la familia del probable ladrón, nadie procedió en su contra por lo que le permitieron marcharse y la calma volvió a dicho pueblo sin que hubiera algún conato de bronca con las autoridades policiales.