• Condenó cualquier intervención en la vida privada de los ciudadanos.

En el marco de la inauguración del Parque Industrial en Lagos de Moreno, Jalisco, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, se refirió a recientes señalamientos de que “el Gobierno mexicano se involucraba, espiaba, la actividad privada de activistas, de defensores de derechos humanos, de periodistas”; donde señaló la falsedad de estas acusaciones hacia el gobierno.

Por lo anterior, el mandatario informó que giró instrucciones a la PGR para que lleve a cabo una investigación exhaustiva y con celeridad, a partir de las denuncias que se presentaron a fin de que se pueda deslindar responsabilidades, “primero determinar si tienen sustento dichas afirmaciones, segundo, para determinar cuál es el origen y la fuente de dichas afirmaciones, de dichos señalamientos”.

Explicó que toda la tecnología, que efectivamente tiene el Gobierno y que ha adquirido, es para mantener la seguridad interna del país, es para combatir al crimen organizado, es para generar condiciones de seguridad para los mexicanos.

“Esa es la utilidad y ese es el empleo de la tecnología que tienen, efectivamente, distintas instituciones encargadas de la seguridad de nuestro país”.

Resulta muy fácil señalar y apuntar; resulta muy fácil convocar para que se señale al Gobierno como alguien que espía o como una entidad que espía. Nada más falso que eso.

Porque ninguna de las personas que se sienta agraviada puede afirmar, o mostrar o evidenciar siquiera, que su vida se haya visto afectada, lastimada por esas supuestas intervenciones y por ese supuesto espionaje.

Subrayó que “este Gobierno rechaza categóricamente cualquier tipo de intervención en la vida privada de cualquier ciudadano”.

Por lo que afirmó que “este es un gobierno democrático, este es un gobierno que respeta y tolera las voces críticas”.

Somos una sociedad que las más de las veces nos sentimos espiados. Yo mismo, como Presidente de la República, a veces recibo mensajes cuya fuente u origen desconozco, pero procuro, en todo caso, ser cuidadoso en lo que hablo telefónicamente. No faltará alguien que alguna vez exhiba alguna conversación mía. Ya ha ocurrido, ya ha pasado.

Pero nada más falso y nada más fácil que señalar a un Gobierno que se dedique a esta actividad. El uso de inteligencia que tiene el Gobierno es para mantener condiciones de seguridad para la sociedad mexicana, concluyó.