El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reveló este jueves que la nueva Guardia Nacional va a operar en todo el territorio de la Ciudad de México para contener el repunte de la delincuencia en la capital.

 

“Al principio se pensó que no haría falta el que actuara la Guardia Nacional en Ciudad de México, pero por la situación que se padece sí va a haber Guardia Nacional en todo el territorio de la ciudad”, dijo el mandatario en su habitual conferencia de prensa matutina. “El año pasado empezó una crisis de inseguridad en la ciudad porque se descuidó la atención en materia de seguridad”, agregó.

 

“Se dejó que echaran raíz bandas en la ciudad que no había. Entraron grupos de la delincuencia llamada organizada en algunas demarcaciones, y eso es lo que ha estado causando el problema”, expuso.

 

Por ello, sostuvo, cuando el nuevo Gobierno capitalino entró en funciones en diciembre del año pasado, el problema ya es notorio. “Están creciendo los delitos, sobre todo el homicidio, que pasa de dos a seis diarios”, abundó.

 

70.000 agentes

El presidente dijo que el próximo domingo, cuando entre formalmente en funciones, este nuevo cuerpo de seguridad policial-militar contará con 70.000 agentes, cifra que va a ir en aumento. “Vamos a llegar como a 130.000 o 140.000”, precisó.

 

Anticipó que el domingo se dará a conocer toda la estrategia de la Guardia Nacional, a la que se le está dando prioridad. “Ya cuenta con presupuesto, ya se tienen todos los reglamentos, los protocolos. Están por terminar los primeros cursos de formación”, declaró.

 

Interrogado sobre el despliegue de miles de miembros de la Guardia Nacional en las zonas fronterizas a raíz del acuerdo alcanzado con Estados Unidos para frenar el flujo migratorio, aseveró que ya estaba previsto desde antes.

 

Homicidios de alto impacto

De enero a mayo de este año se han registrado 756 víctimas de homicidio doloso en la capital, frente a los 550 casos que se registraron en el mismo lapso de 2018, según cifras oficiales.

 

Además, la ciudad ha registrado homicidios de alto impacto que han causado conmoción entre los ciudadanos. A inicios de junio, Norberto Ronquillo, un joven estudiante de 22 años, fue secuestrado y asesinado al salir de la universidad en el sur de la capital. A finales de abril, una estudiante de 18 años fue asesinada en su salón de clases a plena luz del día.

 

En la capital también operan bandas del crimen organizado. Apenas a finales de mayo, las autoridades detuvieron a los líderes de los grupos La Unión Tepito y Fuerza Anti-Unión, cuya disputa por la distribución de drogas había generado escenas de violencia inéditas en Ciudad de México.

 

Uno de estos episodios ocurrió en septiembre del año pasado, cuando hombres armados vestidos de mariachis asesinaron a balazos a cuatro personas y dejaron heridas a otras nueve en la Plaza Garibaldi, donde se reúnen multitudes a escuchar música tradicional mexicana.

 

La capital no había registrado esas escenas violentas que eran comunes en otras partes del país como Tamaulipas, Veracruz o Michoacán, estados fuertemente golpeados por el crimen organizado.