Por Patricia Moreno Sánchez

En el Centro Médico Nacional “Manuel Ávila Camacho” del Instituto Mexicano del Seguro Social, mejor conocido como “San José” se ha realizado 127 trasplantes durante 2015, con ello el IMSS tiene el mayor número de trasplantes renales, con ello se ubica en el tercer lugar a nivel nacional con esta actividad, informó Omar de Jesús Ruiz, representante de la Federación Mexicana de Pacientes con Trasplante. FEMETRE, durante el “Encuentro de Pacientes Renales que se llevó a cabo en el Auditoria del Hospital de San José.
El especialista agregó que el IMSS es ya quinto lugar nacional como donador, de estas donaciones el 80% de los donadores son de donador vivo y el 20% de donador cadavérico, no obstante aún falta impulsar más la cultura de la donación de órganos.
Reveló que Puebla, es cuarto lugar en población con padecimiento renal; con 3 mil personas en están en lista de espera para recibir un trasplante renal.
Mientras que a nivel nacional el IMSS tiene un registro de 56 mil pacientes con padecimiento renal y atiende al 70% de la población con esta enfermedad crónica degenerativa.
Agregó que actualmente don 12 mil pacientes en el país los que están en espera de ser trasplantados. Especificó que este es un subregistro, debido a que falta sumar a los pacientes que están en protocolo de donación.
Por ello es importante impulsar la cultura de donación de órganos para poder salvar otras vidas, por ello pidió que se respete la voluntad del paciente, cuando este quiere donar sus órganos en caso de fallecer.
El especialista refirió que es importante cuidar la salud debido que en los últimos años se ha incrementado la insuficiencia renal crónica y con ello la Diabetes y la obesidad, tanto en adultos como Mayores.
No obstante dijo que en México no se tiene un registro de porcentajes sobre el incremento de la enfermedad sin embargo va a la alza.
Los pacientes pueden acudir a realizarse dos pruebas sencillas de sangre para detectar este padecimiento, “mientras más temprano se detecte el padecimiento, será más rápido el tratamiento para evitar que este llegue a un nivel complicado” refirió.

Refirió que la enfermedad se detecta en cinco etapas y en la última es cuando el paciente requiere atención y terapia, con hemodiálisis y requiere el trasplante.
Recordó que lamentablemente el paciente en la mayoría de los casos no presenta ningún síntoma hasta en la cuarta y quinta etapa cuando ya el padecimiento es crónico.
Dijo que actualmente está aumentando la donación de órganos para trasplantes, sin embargo aún es insuficiente.
TESTIMONIOS
La señora Angelina Saucedo Sánchez, comentó que a su hijo le detectaron la insuficiencia renal a los 16 años, y ante la falta de un donador, ella le dono un riñón y afortunadamente, dijo que el joven no presentó ninguna complicación.
“Mi hijo empezó con dolor de cabeza, y al ser tan fuerte el dolor ya no pudo seguir estudiando, en ocasiones se sentía mal y en ocasiones bien, sin embargo cuando se le detecto el padecimiento renal, era necesario el trasplante. Después de cinco años le fue trasplantado el riñón y a la fecha se encuentra bien” refirió la señora que es originaria de Tlaxacala.
Mientras que otro joven, Gustavo Cabrera Flora, de la ciudad de Puebla, comentó que recibió un trasplante, por parte de su madre quien le donó uno de sus riñones y con ello le agradece que le volviera a dar la vida. Comentó que este padecimiento fue hereditario y estuvo dos años en tratamiento.
“Yo le tengo un cariño y un gran aprecio a mi mamá, y un agradecimiento infinito primero a Dios y luego a mi mamá porque me volvió a dar la vida y volví a nacer”.