Dulce Gómez

El presidente del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico, José Juan Ayala Vázquez, reveló que alrededor de 500 negocios ubicados en las inmediaciones de la 9 Norte-Sur han tenido pérdidas económicas debido a la pavimentación con concreto hidráulico estampado que se ejecuta desde el pasado 21 de septiembre.
En entrevista, el empresario detalló que la baja en ventas asciende a un 30 por ciento, y reprochó que el Gobierno Municipal no informó a los locatarios el mantenimiento que actualmente se realiza en la calle antes referida.
Por el contrario, dejó en claro que el consejo que representa no está en contra de la modernización de la ciudad, sin embargo, le solicitó al Ayuntamiento de Puebla avise las obras que se ejecutan.
“Nos ha llegado a afectar en un 30 por ciento. Quién va a venir a tomar un café o a comer si hay polvo. Las obras nos gustarían que fueran tarde y noche, que hagan un cronograma de qué van a hacer”, agregó.
A la par, señaló que las calles aledañas a la 9 Norte-Sur a diario se convierten en un “cuello de botella” que deriva en contaminación auditiva.
“Todo es un caos vehicular, no hay agentes de vialidad, la contaminación de ruido es impresionante. Vemos difícil que la terminen en diciembre”, manifestó.
Recordó que lo mismo sucedió con los cruceros inteligentes que la Comuna instaló en el primer cuadro de la ciudad cuando todavía Antonio Gali Fayad era presidente municipal (hoy gobernador electo).