El Presidente Enrique Peña Nieto estableció ante el cuerpo diplomático mexicanos los objetivos prioritarios de nuestro país en las negociaciones con Estados Unidos.
La nueva etapa de las relaciones bilaterales con los Estados Unidos de América debe incluir la protección de migrantes: Garantizar el respeto a los derechos de los migrantes mexicanos y ejercer un trato humano que logre una repatriación de personas indocumentadas de manera ordenada y coordinada.

Asimismo atender el Libre comercio: Buscar un acuerdo de libre comercio que dé certidumbre, promueva la integración productiva y fortaleza la competitividad de América del Norte, defender y dar certidumbre al comercio y a las inversiones nacionales y extranjeras, asegurar que México siga siendo un destino confiable para invertir, reglas claras para favorecer el flujo de capitales, proteger los empleos, crear nuevas fuentes de trabajo y mejorar los salarios, continuación del esquema de libre comercio e integración productiva e incluir nuevos sectores como el de telecomunicaciones y energía.

En lo referente a movimiento de capitales señaló que se debe mantener el libre flujo de remesas de nuestros connacionales en Estados Unidos; detener flujos ilícitos que es frenar el tráfico de armas y de procedencia ilícita.

Finalmente contribuir a establecer una frontera eficiente; incrementar la inversión en infraestructura y tecnología para que nuestras fronteras sean más seguras, modernas y eficientes. Ello facilitará aún más el comercio bilateral y reducirá los tiempos de espera en los cruces fronterizos.