El próximo secretario de Educación Pública en el país, Esteban Moctezuma Barragán, estará este día en Puebla para encabezar el encuentro con los integrantes de
Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies)
Su presencia en la entidad poblana reviste una doble importancia.
En primera instancia sostendrá un acercamiento con los rectores de las Universidades en Puebla, para conocer las propuestas que permitan diseñar programas para la educación superior en los siguientes seis años.
El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha girado indicaciones a efecto de conocer las principales demandas, las necesidades y los planteamientos en este nivel formativo, antes de signar un acuerdo con la Anuies.
La ciudad Universitaria será la sede de estos foros integrados por mesas de trabajo por regiones y con temas de actualidad que serán planteados luego en un programa de acciones gubernamentales.
El objetivo es abonar al mejoramiento de la calidad educativa para la educación superior antes del próximo 1 de diciembre.
Para los rectores, es necesario catapultar la ciencia y la tecnología con una sinergia con el sector privado con el que se puede acelerar el paso para la investigación.
El segundo papel relevante de la presencia de Moctezuma Barragán será, sin duda, conocer los terrenos que albergarán (por lo menos en el siguiente sexenio), a la Secretaría de Educación Pública Federal.
Es probable que el próximo titular de la SEP sostenga una reunión con el gobernador Tony Gali, para afinar detalles del traslado de las oficinas de esta dependencia a la capital poblana.
Ya en su oportunidad Esteban Moctezuma dio a conocer que el 1 de diciembre, apenas se instale el presidente López Obrador en la residencia oficial de Los Pinos, en Puebla comenzará a trabajar la SEP federal.
El Ejecutivo estatal ha ofrecido como sede para que pueda despachar Moctezuma Barragan, oficinas en del Centro Integral de Servicios en la Vía Atlixcáyotl.
Eso a reserva se localizar terrenos en donde se levante el edificio para los más de 6% mil trabajadores de la Secretaría de Educación Pública del país.

CONDENA GENERALIZADA

Los hechos del pasado miércoles en San Vicente Boquerón, pertenecientes al municipio de Acatlán de Osorio, donde dos inocentes fueron linchados por unos desquiciados mentales, hoy convertidos en criminales, tuvieron la condena generalizada de la sociedad.
No era para menos.
Las imágenes que se han observado en redes difundidas por quienes tomaron parte en esa barbarie, permiten apreciar como sin piedad y totalmente fuera de sí , los pobladores dieron muerte a los presuntos secuestradores de menores de edad.
Hubo deficiencias en el actuar de las autoridades, de eso no cabe duda.
Más allá del rebase a solo cinco policías por parte de la turbia enloquecida, nunca se pidió ayuda.
El presidente municipal de Acatlán jamás pidió el auxilio de la policía Estatal y menos del ejercito para tratar de impedir ese crimen atroz.
Hoy hay un odio hacia esos que creyeron hacerse justicia.
Ya son buscados por la Fiscalía General del Estado y se espera pronto tenerlos en prisión.
Policía municipales ya también declaran en Izúcar de Matamoros. Deberán informar el porqué no intervinieron ni dieron parte a la Secretaría de Seguridad Púbica en el Estado, apegados a un protocolo contra linchamientos.
En lo que va del año, por linchamientos han perdido la vida 15 personas pero se ha logrado salvar a más de 200 con la intervención de la policía estatal.