Por instrucciones del presidente Enrique Peña Nieto, la seguridad en el llamado Triángulo Rojo será reforzada y en los próximos días arribará un nuevo regimiento de la Gendarmería para combatir a los huachicoleros, afirmó la delegada en Puebla de la Secretaría de Gobernación Federal, Ana Isabel Allende Cano.

La coordinación entre autoridades federales y estatal continuará en esta lucha para frenar el robo de combustible que en municipio como Quecholac, en donde militares perdieron la vida a manos de integrantes del crimen organizado, abundó la funcionaria.

Allende Cano precisó que han llegado más elementos de la Policía Federal y del Ejército, empero en respuesta a la solicitud que hiciera en días pasados el gobernador Tony Gali y por instrucciones del jefe de la nación estarán arribando en breve efectivos de la Gendarmería.

“En esta lucha contra los huachicoleros no hay ni habrá marcha atrás”, sentenció durante entrevista la delegada en Puebla de la secretaría de Gobernación Federal, al término del desfile conmemorativo del 155 aniversario de la batalla del 5 de Mayo-

Negó que la zona vulnerable al robo de combustible, en municipio como Palmar de Bravo, Quecholac, Tepeaca, Acatzingo y Tochtepec, se encuentre militarizada. Hay presencia del Ejército para reforzar la seguridad pero no implica una presencia permanente de las tropas castrenses, aseveró