Investigadores de la Facultad de Ciencias de la Computación crearon una herramienta de transiluminación para identificar venas de forma eficaz
Para contribuir en el bienestar físico de pacientes sometidos a procedimientos clínicos, como análisis de sangre, administración de medicamentos y sueros vía intravenosa, investigadores de la Facultad de Ciencias de la Computación (FCC) de la BUAP diseñaron un dispositivo portable para localizar venas subcutáneas, de manera eficaz.
Se trata de una herramienta basada en la técnica de transiluminación, en la cual es posible visualizar de forma sencilla los conductos sanguíneos, mediante diodos emisores de luz (leds). Una característica de este dispositivo es que funciona conectándolo a una corriente continua, o bien con baterías, por lo cual es portable y puede ser utilizado por el personal de salud en zonas rurales, sin necesidad de electricidad.

“La mayoría de las veces que las personas acuden a los centros de salud se enfrentan con el problema de que el personal que los atiende no encuentra fácilmente sus venas del brazo para obtener la muestra, o para administrarle el medicamento correspondiente, razón por la cual son lastimados a causa de las constantes punciones de agujas”, comentó José Arturo Olvera López, doctor en Reconocimiento de Patrones por el INAOE e investigador de la FCC.

El prototipo está fabricado con un material suave para no lastimar al paciente y el diseño tiene forma de herradura para que los leds no estén colocados de forma paralela y provoquen pérdida de la incidencia de luz. Sus medidas son siete centímetros de ancho por diez de largo, está articulado para adaptarse a brazos y piernas muy anchas. Cada led tiene una intensidad de 0.5 watts, lo que significa una potencia total de 3 watts. Asimismo, cuenta con un circuito de control de resistencia y un control extra para manipular la intensidad y el color de los leds.

Si bien en el mercado existen tecnologías con esta función, su precio es elevado y difícilmente están a disposición de los pacientes en el sector público, además de tratarse de equipos muy grandes que no pueden ser trasportados fácilmente.

“Es por ello que nuestra propuesta es un dispositivo que puede fabricarse a un costo bajo, es compacto y puede ser trasladado sin problemas para su uso, sin la forzosa necesidad de estar conectado a una corriente, además de que al utilizar leds no consume gran cantidad de energía”, afirmó el investigador.

Olvera López dio a conocer que dependiendo del color de la piel de los pacientes existirán variaciones en el dispositivo. En el caso de los blancos es posible utilizar leds de color rojo y para los de piel más oscura naranja, que permitirán llevar a cabo el proceso de transiluminación. Una ventaja de los leds es que la luz que irradian no llega a ser caliente, en comparación con los focos comunes, lo que permite colocar el aparato directamente sobre la piel sin quemarla.

“El instrumento se sitúa de manera superficial sobre el brazo, la pierna o la mano, y gracias a la posición en la que se encuentran los leds (de forma curva) inciden sobre la piel y producen ese efecto de transparencia para identificar la ubicación de las venas”, explicó.

Tras experimentar con la cantidad de luz emitida, los ángulos de los leds y la visibilidad obtenida, informó que se determinó que con seis leds de alta luminosidad es posible llevar a cabo este proceso y regular la intensidad de la luz y los colores. El equipo de investigación también realizó pruebas con personas de diferentes complexiones y que realizan actividades manuales, para comprobar la eficacia del dispositivo al momento de buscar sus venas.

“Los resultados demostraron que a pesar de que había personas con tejido adiposo grueso, el proceso de transiluminación funcionó sin problema, por lo que fue posible apreciar las venas de cada uno”, comentó.

Este desarrollo registrado como “Sistema de localización de venas humanas superficiales”, tiene el número de registro de solicitud de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, MX/a/2015/009556. En el proyecto colabora también Manuel Isidro Martín Ortiz, profesor investigador de la FCC. El siguiente paso es diseñar un sistema similar de luz infrarroja que integre un display sencillo para su funcionamiento y control, siempre en la dirección de la mejora continua.