Por Jesús Lemus/Puebla

Nueva Izquierda debería de salir del PRD, al igual que lo hizo en su momento el senador Miguel Barbosa Huerta, pues aunque pertenecen a tribus diferentes, ambos hacen daño al Sol Azteca rumbo a las elecciones de 2018.
Así lo declaró el presidente de la corriente Vanguardia Progresista del PRD, Felipe Ortega Marín, luego de minimizar que algunos perredistas, tanto de índole local como nacional se hayan ido a las filas de MORENA.
Mencionó que la suma de estos perredistas al partido fundado por Andrés Manuel López Obrador, no afectará en nada la vida interna del Sol Azteca rumbo al otro año, cuando se renovarán diversos cargos de representación popular.
Desde su punto de vista, Nueva Izquierda tiene que dejar el PRD una vez que han inflado el padrón de militantes del partido, con la finalidad de apoderarse de la dirigencia a partir de junio cuando se llevará a cabo la renovación de la presidencia estatal del mismo.
Señaló que en el proceso electoral del año pasado para elegir gobernador de Puebla, el PRD logró cerca de 62 mil votos y curiosamente en los primeros meses de 2017 el padrón de militantes creció “inexplicablemente” a más de 200 mil.
“Están coaccionando a la gente mediante apoyos, programas sociales y prebendas para que se afilien al partido, es una situación atípica”.
Ortega Marín sentenció que la corriente Vanguardia Progresista se mantendrá dentro de las filas del PRD, luego de señalar que están comprometidos con la ideología del partido y están seguros que renacerán en el próximo proceso electoral de 2018.