• El cuerpo desmembrado puede encontrarse sepultado entre 5 mil toneladas de basura en el Relleno Sanitario de la ciudad de Puebla.
• Se repite la historia de la mujer embarazada, muerta en manos de su pareja, quien no está de acuerdo con la responsabilidad, como en el caso de Karla López Albert.

Odilón Larios Nava.- El futuro ingeniero en Mecatrónica, estudiante de la Universidad del Valle de México, novio de Paulina Camargo Limón, después de permanecer cuatro días en constantes interrogatorios, finalmente el pasado sábado por la tarde noche confesó su crimen ante las autoridades ministeriales, al admitir que fue él, quien mató a la joven de 18 años de edad, que llevaba consigo un producto de 18 semanas de gestación.
En sus declaraciones, el joven de 19 años de edad, quien se identificó como José María Sosa Álvarez refirió que llevó a su casa, en La Margarita, a la mujer en cuyo vientre crecía su hijo. Él al no estar de acuerdo con la nueva vida que iniciarían como padres, estranguló a la joven, después mutiló el cuerpo, colocó las partes en bolsas negras y las llevó hasta un contenedor de basura de la citada unidad habitacional.
Trascendió que el personal de limpia tomó esas bolsas, y sin conocer su contenido, las llevó hasta el relleno sanitario, donde se piensa se encuentran perdidas entre miles de toneladas de basura.
En un principio el joven había incurrido en distintas contradicciones, sin embargo su culpa terminó por presionarlo y obligarlo a decir la verdad, tal como ocurrió con un caso similar ocurrido en 2014, en que Karla López Albert fue la víctima.
LAS CONTRADICCIONES REVELAN LA REALIDAD
En todas las declaraciones recabadas por las autoridades, Paulina había acudido el pasado martes, acompañada de sus padres y de su pareja sentimental José María, al ginecólogo a Plaza del Sol.
Al salir de la consulta el joven de 19 años se quedó platicando con Paulina en un paradero de autobús, sobre lo que había ocurrido con el doctor y hasta ese momento todo fue verdad hasta que el sujeto se ofreció a llevar a la joven futura madre a su casa. Después de eso, los padres ya no pudieron atestiguar todo lo que ocurrió, ni imaginaron que habían estado con un feminicida en potencia.
De acuerdo con lo que José María declaro en un principio, en el paradero estuvieron hasta las 20:00 horas y agregó que subió a la mujer a un taxi tipo Jetta, A6, conducido por un sujeto robusto y moreno y que fue lo único que se percató del chofer. A partir de ahí, de la joven no había tenido información alguna, mentira que más tarde fue descubierta y echada abajo por los investigadores de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ).
Aunque muy sobrio en su hablar y con aparente seguridad en sus dichos, incurrió en varias contradicciones. Por ello quedó detenido, como lo confirmó el pasado jueves a este diario la abogada defensora Marisol Montes Baro, misma que llevó a la cárcel al responsable del asesinato de Karla López Albert.
Más tarde, con el avance de las investigaciones, los agentes de la PGJ ya habían localizado un video de una de las cámaras de seguridad de la zona en donde se observaba el momento en que Camargo Limón abordaba el taxi junto con José María, por lo que esto desmintió la primera versión del sujeto.
Otra arma por parte de las autoridades fueron conversaciones de WhatsApp, Inbox de Facebook, y otro tipo de materiales en redes sociales, en los que se dejó entrever que Sosa Álvarez no deseaba al bebé y que incluso pidió de forma muy enérgica a Paulina que abortara, pero ella se negó y decidió que tendría al pequeño.
Con toda esta información en su contra y en poder de los agentes ministeriales, José María, quien entre otras cosas es experto – cinta negra – en un arte marcial, no tuvo otra opción más que confesar su crimen.
EL CRIMEN
Después de verse presionado ante las herramientas con las que contaban las autoridades en su contra, Chema aceptó que una vez que abordaron el taxi, llevó a Paulina a su casa ubicada en Plaza de Jesús-María Edificio C-2, interior 2, de La Margarita.
Allí a sangre fría, el joven aspirante a ingeniero, estranguló a la joven embarazada y la destazó para poder colocarla fácilmente en bolsas de basura y deshacerse fácilmente del cuerpo sin llamar la atención de los vecinos.
Posteriormente tiró las bolsas en el contenedor de basura y ya en el contenedor se presume que los recolectores pasaron y las colocaron en el camión que tiene una capacidad para transportar más de 10 toneladas de basura.
Con ello se piensa que los restos de la joven mujer pueden estar entre miles de toneladas de basura en el relleno sanitario de la ciudad de Puebla, pero que José María no actuó solo ya que otro sospechoso es Arturo Villegas Valencia, quien está siendo investigado.
SE CONFIESAN LOS DEUDOS
En entrevista para este rotativo, Rolando Camargo Muñoz y María del Rocío Del Carmen Limón Maldonado, padre y madre de Paulina respectivamente, comentaron que están muy dolidos por lo ocurrido y clamaron justicia deseando que las autoridades puedan localizar los restos de la joven para poder darle cristiana sepultura.
Camargo Muñoz, con voz entrecortada espetó: “Ahorita desafortunadamente nos informaron que mi hija está muerta, en las declaraciones del presunto responsable se declaró confeso, él – Chema – la asesinó. Él ya se encuentra en el CERESO”.
Marisol Montes la abogada defensora enfatizó: “Pediremos todo el peso de la ley para el asesino. Enfrentará cargos por feminicidio, privación ilegal de la libertad, lesiones y la muerte del bebé. Pediremos la pena máxima”.
En su intervención la mamá de Paulina, con mucha fortaleza, pidió que las autoridades sigan trabajando para que puedan encontrar el cuerpo de la joven y así poder darle cristiana sepultura, ya que ella era muy espiritual. Además agradeció a toda la sociedad poblana que se unió a la búsqueda y su dolor en las redes sociales.
María del Rocío Del Carmen pidió aprender de esta desgracia, que sirve su dolor de madre y la aberración que cometió este joven al matar a Paulina, para que esto no se vuelva a repetir. Dejó entrever que trabajara para evitar que otras jovencitas y sus familias pasen por ese infierno.
“Los jóvenes piensan que los papás somos impertinentes cuando les decimos: no salgan, no te subas aun taxi en la calle, no te relaciones por Facebook o por las redes sociales con gente que no conoces, no desperdicies tu vida en esa situación” enfatizó la madre desconsolada.
COMIENZA LA BÚSQUEDA
Al facilitar la información, ministeriales pidieron el apoyo de los cuerpos de rescate y búsqueda y acudieron este domingo junto con personal de la PGJ, Bomberos con binomios caninos, SOS con tres binomios caninos y Protección Civil Municipal hasta el relleno sanitario.
Aunque llegaron desde las 05:30 horas no les permitieron iniciar la búsqueda por carecer de una orden o permiso, por lo que hasta el mediodía pudieron comenzar las labores. Uno de los factores en su contra fue el sol ya que éste provoca que los olores de la basura se disipen y esto confunda a los canes.
A las 14:30 horas, los cuerpos de rescate suspendieron la búsqueda de los restos de la joven sin haberlos hallados, esperarán a ser requeridos nuevamente por la PGJ para acudir a seguir buscando en dicho lugar. A si es como a cinco días de desaparecida Paulina sigue sin ser encontrada, aunque se sabe cuál fue su lamentable desenlace.
Como apoyo, personal de limpia entrevistado refirió que cada camión de basura transporta más de 10 toneladas de basura, y al día entran más de 100 camiones cargados a su máxima capacidad, lo que significa que cada día llegan al relleno sanitario mil toneladas de basura.
Con ello destacaron que la búsqueda será una labor titánica ya que los restos de la joven mujer pueden estar sepultados bajo 5 mil toneladas de basura.
Se espera igualmente la resolución del Juez Penal de la causa para que una vez que venza el plazo constitucional se dé a conocer su veredicto, si dicta auto de formal prisión y qué delitos enfrentará.
Podría alcanzar la pena máxima dentro del CERESO de San Miguel, lugar donde estará acompañando a Manuel Forcelledo Nader y a Juan Carlos López Pérez, respectivamente, homicidas de Karla López Albert e Irais Ortega Pérez.