Al participar en el Debate General de la Sesión Especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el Problema Mundial de las Drogas (UNGASS) 2016, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, propone 10 acciones para la prevención y una eficaz regulación sobre el uso de las drogas.

El Mandatario mexicano precisó que “el esquema basado esencialmente en el prohibicionismo, la llamada guerra contra las drogas que inició en los años 70, no ha logrado inhibir la producción, el tráfico, ni el consumo de drogas en el mundo”.

Por ello, convocó: “Transitemos de la mera prohibición, a una efectiva prevención y una eficaz regulación” en ese tema.

El Titular del Ejecutivo mexicano subrayó en su primer punto que el problema mundial de las drogas exige que la comunidad internacional refrende el principio de responsabilidad común y compartida, mediante una cooperación internacional más intensa y efectiva.

De igual forma es necesario reforzar el frente común ante la delincuencia organizada transnacional, para cerrar espacios a sus operaciones financieras y delitos conexos.

Asimismo señaló que se requiere de una mayor coordinación y colaboración entre las propias agencias especializadas del sistema de las Naciones Unidas, con el fin de abordar todos los aspectos del problema mundial de las drogas.

Como cuarto punto el Titular del Ejecutivo pidió alinear las políticas públicas y acciones derivadas de la política internacional con el programa de desarrollo sostenible de la Agenda 2030 aprobado por las propias Naciones Unidas.

El mandatario también llamó a atender los daños sociales relacionados con el mercado ilícito de drogas. Para aquellas comunidades vulneradas por el crimen organizado, se necesita una prevención integral de la violencia, de la exclusión y del debilitamiento del tejido social.

En sexto lugar llamo a atender el tema mundial de las drogas desde la perspectiva de los Derechos Humanos. Referente al séptimo punto propuso que el consumo de drogas tratarse como un problema de salud pública y debe atenderse con mecanismos de prevención y soluciones terapéuticas integrales, no con instrumentos penales, que criminalizan a los consumidores y dañan el desarrollo de su personalidad.

En este sentido el presidente Peña Nieto señaló que los delitos relacionados con las drogas, se deben privilegiar penas proporcionales y alternativas al encarcelamiento, que incorporen también una perspectiva de género.

Como punto nueve dijo que se deben sumar esfuerzos internacionales, para prevenir el consumo de drogas, mediante una campaña orientada a niños y jóvenes, a nivel global. Proteger a los miembros más vulnerables de las sociedades, garantizando que conozcan los efectos nocivos asociados al consumo de estupefacientes y psicotrópicos.

Finalmente en su decálogo pidió asegurar la disponibilidad y un mejor acceso de las sustancias controladas para fines médicos y científicos.
“Como Presidente de México, en esta Sesión Especial doy voz a quienes ahí expresaron la necesidad de actualizar el marco normativo, para autorizar el uso de la marihuana con fines médicos y científicos”.

Anunció que en los próximos días y luego del amplio debate sobre el uso de la mariguana al que convocó su gobierno con expertos, académicos e integrantes de la sociedad civil, expondrá las acciones específicas en esta materia, “en apego a los principios de salud pública y derechos humanos que hemos expuesto en esta sesión”.

Expresó, desde la máxima tribuna de la comunidad internacional, su reconocimiento “a los especialistas, académicos y representantes de la sociedad civil que han aportado ideas y dirección hacia un nuevo consenso”.

El Mandatario de México hizo votos porque este diálogo convocado por la ONU “nos permita comenzar a generar la visión, los instrumentos y los nuevos consensos que necesitamos para contrarrestar el fenómeno de las drogas en el siglo XXI”.