• Al joven encontrado muerto en las vías del tren en Xochimehuacán, lo asesinaron y decapitaron, después sembraron el cadáver en las vías para simular un accidente ferroviario.

Odilón Larios Nava.- Los avances en las investigaciones en el caso del joven encontrado decapitado en San Pablo Xochimehuacán, Puebla, indican que no murió arrollado por el tren. Según los pormenores de la investigación, habría sido asesinado y decapitado, después intentaron simular un accidente y por ello sembraron su cuerpo en las vías férreas.
Fuentes consultadas indicaron que desde el proceso de levantamiento del cadáver los agentes y peritos detectaron algunas cosas en el cadáver y otros indicios que no encuadraban con todo a un hecho de atropellamiento por el tren. Llamó la atención de las autoridades la forma en cómo se apreciaba la separación de la cabeza, la cual quedó al lado de los rieles de las vías, el cuerpo quedó entre los durmientes.
Un análisis más detallado del cuerpo, concretamente del área en que fue arrancada la cabeza, reveló que la cabeza fue cortada con algún objeto punzocontundente y no por efecto de las ruedas del tren.
Debido a estas evidencias, las autoridades de la Fiscalía General del Estado (FGE) ahora están ciertos que tienen ante sí un caso de homicidio. Ahora investigan quién pudo haber privado de la vida a Baruc Ramírez Carrasco, de 21 años de edad. Hasta el cierre de esta edición no se había establecido una línea clara de investigación.
Cabe señalar que el hombre había comenzado y anunciado, la semana de “precumpleaños”, ya que el próximo viernes cumpliría 22 años.
Según las últimas publicaciones que hizo en su cuenta de Facebook, desde el lunes alrededor de las 15:30 horas, habría estado ingiriendo bebidas embriagantes en un bar de la avenida Juárez, donde estuvo hasta la madruga del martes. Después de eso fue encontrado decapitado en las vías del tren en avenida del Ferrocarril a la altura de la 16 de Septiembre en San Pablo Xochimehuacán.