El presidente Andrés Manuel López Obrador aclaró que en la Ley de Austeridad Republicana no hay ‘partida secreta’ porque “en la democracia la regla de oro es la transparencia”.

 

En conferencia de prensa matutina indicó que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público administrará los ahorros generados al interior del gobierno ya que es la dependencia encargada del manejo del presupuesto, por lo que no habrá uso discrecional.

 

Informó que tras sostener un encuentro con los empresarios Carlos Salazar Lomelín, presidente del consejo Coordinador Empresarial y Antonio del Valle Perochena, líder del Consejo Mexicano de Negocios, aceptó la propuesta de establecer una mesa de diálogo entre el gobierno y las empresas constructoras de los gasoductos.

 

Expuso que los empresarios mencionados participarán como observadores junto con el director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett. A las negociaciones asistirá en representación de la presidencia el secretario particular, Alejandro Esquer.

 

“Buscamos llegar a un acuerdo, una tregua para evitar ir a los tribunales como está en los convenios. Hay medidas cautelares tanto del gobierno como del sector privado”, explicó.

 

Agregó que es necesario revisar los contratos que implican un monto de alrededor de 80 mil millones de dólares, ya que de aceptarlos como están originalmente suscritos, significará pagar tarifas muy altas debido a que el gas se utiliza para la generación de energía eléctrica.

 

“Si son caras las tarifas, se tendría que incrementar costos de la electricidad”, comentó.

 

Adelantó que el próximo viernes el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, estará en el diálogo circular para dar detalles sobre su labor diplomática de los últimos días y los referentes a las medidas de atención al fenómeno migratorio.