• López Obrador rechazó que cambiar el proyecto original conlleve riesgos financieros para el país o los inversionistas   

 

A dos días de que inicie la consulta sobre el futuro del NAIM, Andrés Manuel López Obrador envió un mensaje de “calma” tanto a los ciudadanos como a los inversionistas.

 

En un video publicado en sus redes sociales, el presidente electo lanzó la segunda llamada para participar en la consulta nacional , que se realizará del 25 al 28 de octubre y recordó que se plantearán las opciones de seguir construyendo el aeropuerto en Texcoco o hacer dos pistas en la base militar de Santa Lucía.

 

“No quiero detallar sobre los pros y contras de cada una de las opciones porque ya hay mucha información en los medios y en las redes sociales. Es cosa de decidir y yo podría hacerlo (…), pero no. Vamos a decidir entre todos, esa es la democracia participativa”, convocó en el video.

 

El morenista aseguró que ninguna de las dos opciones traerá efectos negativos a la economía del país, pues, agregó, el proyecto no se suspenderá, sino que solo cambiaría de lugar si así se decide.

 

“Se habla de que puede haber desequilibrios macroeconómicos, problemas en la Bolsa (Mexicana de Valores), devaluación… Nada de eso, ¿por qué? Porque nos vamos a entender con las empresas contratistas, que no son muchas, son como cinco las que están trabajando en Texcoco”.

 

“Conozco a los dueños de estas empresas, sé que van a ayudar, que van a cooperar. Y en esta semana, antes del resultado de la consulta, voy a hablar con ellos para darles completas garantías de que no se van a cancelar sus contratos y que el trabajo que están haciendo lo van a seguir realizando, ya sea en el Lago de Texcoco o en Santa Lucía”, adelantó más tarde en Guadalajara.

 

Tanto en el mensaje en redes como en la Cumbre de Negocios de Guadalajara, AMLO aseguró que los inversionistas tampoco tienen de qué preocuparse, pues el gobierno es quien avala los bonos que, explicó, están respaldados con el pago de la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA).

 

“Hay suficiente dinero para respaldar esos fondos (…) Todo va a salir muy bien, no hay nada qué temer”, afirmó y subrayó la urgencia de tomar una decisión sobre el NAIM.

 

“Aprovecho para decirles que, cualquiera que sea la decisión, vamos a tener que intervenir pronto porque en caso de que siga Texcoco se terminaría el nuevo aeropuerto en 2024. Y si se construyen las dos pistas en Santa Lucía, cuando menos son dos años, tres”, apuntó.