México no aplicará medidas similares a las que se establecen en la reforma fiscal de Estados Unidos, pues no existe margen fiscal para realizar cambios, además de que se pondría en riesgo la estabilidad del peso y la calificación de riesgo crediticio del país, dijo José Antonio González Anaya, secretario de Hacienda y Crédito Público.

En el marco del Foro Económico Mundial, que se celebra en Davos, Suiza, el titular de la dependencia agregó que hacer cambios al régimen fiscal nacional, también desencadenaría riesgos para la tasa de interés de referencia del Banco de México (Banxico), ya que podría generar volatilidad al peso y por ende se debería de elevar el rédito del banco central.

“México no tiene margen para deteriorar sus cuentas fiscales. Por eso México no quiere replicar esa reforma (reforma fiscal de Estados Unidos)”, dijo el responsable de las finanzas públicas del país.

González Anaya calificó a la reforma fiscal que impulsó Donald Trump como “tremendamente regresiva”, ya que estimó que con los cambios fiscales que se pretende aplicar en dicho marco regulatorio, el 40% del beneficio obtenido se concentrará sólo en el uno por ciento de la población con más riqueza de EU, provocando inequidad entre la población.

Al evento también acudió el director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Carlos Treviño, quien estimó que la empresa producirá más de dos millones de barriles diarios entre el 2019 y 2020.