• Se le atoró en la garganta, aunque su familia intentó ayudarlo no pudieron salvarle la vida.

Odilón Larios Nava.- Niño de 12 años de edad, perdió la vida al atragantarse con un hueso de mango. El pequeño estaba disfrutando de la fruta, chupando la pulpa pegada a la semilla en eso el hueso se le fue a la garganta y acabó con su vida.
Lo anterior ocurrió en el municipio de Pantepec, en el domicilio del menor de nombre Said Armando, de 12 años. Fue su mama, de nombre Fermina, quien comentó a las autoridades ministeriales cómo ocurrieron los hechos.
De acuerdo con la narración de la mamá, dada a conocer a las autoridades ministeriales, el niño estaba comiendo mango, y el hueso se le atoró. El menor le hizo señas que no podía respirar.
Ante la desesperación, la familia trasladó al menor por medios propios al Hospital de Mecapalapa, en donde al ser revisado por los médicos les indicaron que Said había muerto.
Por ello se dio parte a los Agentes Estatales de Investigación, que fueron los que se encargaron de llevar a cabo las diligencias del levantamiento del cadáver e iniciar la carpeta de investigación de rigor.