• Salía de trabajar en un terreno de flores en la zona de Atlixco y fue atropellado en la Vía Atlixcáyotl.

Odilón Larios Nava.- De manera lamentable, un niño de apenas diez años de edad, quien vivía con su tío porque sus padres lo abandonaron cuando bebé, perdió la vida en la Vía Atlixcáyotl tras ser embestido por un vehículo del que se desconocen mayores características.
Se trató de un pequeño de diez años de edad, quien fue identificado como Roberto Morales Hernández y la noche de este domingo al salir de trabajar de unos terrenos de flor en la comunidad de Tlometla, en Atlixco y al dirigirse a su domicilio, en la Hacienda San Agustín, encontró la muerte.
De acuerdo con las primeras indagatorias, se sabe que el menor vivía con su tío Arturo Hernández Vázquez, ya que cuando era un bebé la mamá lo abandonó y su padre se encuentra en Estados Unidos trabajando.
Estas circunstancias de su vida hicieron que el pequeño estudiara durante las mañanas en una escuela primaria y trabajara por las tardes en terrenos dedicados al cultivo de flor.
Trascendió que su rutina diaria, era atravesar la peligrosa Vía Atlixcáyotl, tanto para dirigirse a trabajar como al salir de la chamba. El niño siempre iba en su bicicleta, pero la noche de este domingo al cruzar esta vialidad fue embestido por un vehículo desconocido el cual se dio a la fuga y lo dejó a él tendido sin vida en medio de la carpeta asfáltica.
Cuando las asistencias médicas prehospitalarias llegaron al lugar no pudieron hacer nada, pues ya no presentaba signos vitales, por lo que se dio paso a las actuaciones del Ministerio Público.
Correspondió al representante social el efectuar el levantamiento del cadáver e iniciar las investigaciones de rigor dentro de la averiguación previa 237/2015 para ubicar al presunto responsable.