Por Rocío García Olmedo

En México 500 mil mujeres adolescentes se embarazan, 60% de ellas son niñas-madres, de familias en pobreza (Save the Children, 2016)
Si este dato preocupa, los datos que presenta Puebla nos remiten irremediablemente a visibilizar la terrible omisión del gobierno del Estado en funciones, de una política pública dirigida a este sector de la población para atender esta problemática de salud pública en nuestra entidad, aún a sabiendas de que es uno de los principales factores que contribuyen a los problemas de salud y a la mortalidad de la madre y del niño o niña.
Puebla ocupa actualmente el tercer lugar del país en embarazos adolescentes (niñas entre 15 y 19 años de edad) variable que seguramente suma al “deshonroso” primer lugar que hoy el estado de Puebla ocupa en mortalidad infantil (INEGI, 2015) y además sin protección social, si partimos del dato de que el 70% de los poblanos y poblanas no cuentan con seguridad social (CONEVAL, 2014)
Y es que cómo bien lo han sostenido los especialistas esta problemática va paralelamente relacionada con las condiciones de pobreza y en Puebla también en este sexenio más de 324 mil personas pasaron a situación de pobreza (CONEVAL, 2014). Sin dejar de mencionar que estas Niñas-Madres son mayormente vulnerables a ser víctimas de abusos y de cualquiera de los tipos de violencias.
De todas y todos es sabido que las adolescentes menores de 16 años corren el riesgo de defunción materna cuatro veces más alto que las mujeres de 20 a 30 años, y la tasa de mortalidad de sus neonatos es 50% superior. Que las adolescentes embarazadas requieren de atención física y psicológica especial durante el embarazo, el parto y el puerperio para preservar su propia salud y la de sus bebés (OMS, 2015)
Reducir estos riesgos obliga una política pública que en Puebla no se ha llevado a cabo; por un lado campañas permanentes de prevención de embarazos precoces, proveedores de servicios de salud capacitados para brindar atención adecuada, acceso a servicios de salud facilitando el acceso a la planificación familiar y un enfoque diferente con respecto a la educación sexual. Sólo hemos atestiguado la campaña que a nivel nacional el gobierno federal ha difundido para la atención y visibilización de esta problemática.
Pero para ello en Puebla no ha habido recursos.
Una de las quejas recurrentes es que en todos esos hospitales rimbombantemente nombrados como “regionales”, de “especialidades” o los mismos centros de salud remozados en el estado de Puebla durante este sexenio, no cuentan con especialistas, no cuentan con medicamentos y en muchos lugares ni con médicos.
Con estos resultados la propuesta es ¿dar continuidad a este gobierno en la persona de Antonio Gali el candidato oficial de este gobierno?
¿Cómo es posible que teniendo esta grave problemática social de embarazos en adolescentes en Puebla el candidato oficial Antonio Gali proponga gastar en otro teleférico?
Lamentablemente este gobierno en funciones y por lo visto el que hoy está contendiendo como candidato oficial continúa sin dar muestras de sensibilidad, y mucho menos de tener una visión social.
¿Cómo entonces implementar una política de prevención y atención especializada en embarazos de adolescentes?
Puebla necesita de sensibilidad en el ejercicio de gobernar para atender estas problemáticas sociales y de salud pública.
Requiere de un desarrollo regional equilibrado para que nunca más el 62.3% de los recursos para obras de infraestructura se destinen tan sólo para la zona Angelópolis del Estado de Puebla, y sólo el 1.4% y el 3.55% para las zonas del Valle de Atlixco y Matamoros, y para la zona Tehuacán y Sierra Negra, respectivamente (Informes de gobierno 2011-2015).
Se requiere de pensar en el beneficio de todas y todos los poblanos de todos los rincones del estado de Puebla.
Y ello podemos lograrlo el 5 de junio depositando nuestro voto libre y secreto por un proyecto diferente, sensible, cercano a la gente. Un proyecto como el de Blanca Alcalá. Pensando en todos.
En Puebla es evidente que hay un grave problema de salud pública sin atender. Somos en el país el primer lugar en mortalidad infantil y el tercer lugar en embarazos de adolescentes, nuestras niñas se están haciendo madres entre los 15 y 19 años de edad, me parece que el Día de las Madres, es una fecha muy importante para que todas y todos reflexionemos: ¿Queremos que continúen sin atender este problema de salud pública?
Voten el 5 de Junio, Voten por Blanca Alcalá.
rociog@prodigy.net.mx
@rgolmedo
Palabra de Mujer Atlixco
rociogarciaolmedo.blogspot.com