• Sus dos hermanitos quedaron a resguardo del DIF de Amozoc; uno de estos niños estuvo a punto a ahogarse, pero los vecinos alcanzaron a rescatarlo.
• Los padres de los menores son alcohólicos y drogadictos, dicen ser procedentes de Veracruz; cuando sucedió el accidente estaban intoxicados.

Odilón Larios Nava. – Una pequeña de 9 años murió ahogada en un jagüey ubicado en la colonia San Martín, en Chachapa, municipio de Amozoc. La niña estaba jugando en el agua con sus dos hermanos menores, estos de 6 y 8 años. Ella y el menor cayeron al agua y comenzaron a ahogarse, los vecinos lograron salvar al niño, pero cuando sacaron a la mujercita ya no tenía signos vitales-
Los vecinos lamentaron mucho lo ocurrido y la vida que llevaban los menores, pues afirmaron que sus padres son alcohólicos y drogadictos, los cuales mandaban a los niños a pedir dinero para que pudieran pagar sus vicios.
La tarde de este martes, alrededor de las 17:30 horas, los pequeños se subieron a un tipo de tabla con la cual se divertían en el agua. Poco después la niña y su hermanito de 6 años cayeron y comenzaron a ahogarse.
Los vecinos intervinieron y lograron sacar y salvar la vida del niño, pero para cuando lograron extraer a la menor ya no tenía signos de vida. La pequeña que falleció en estas circunstancias es Lucía Juárez Gutiérrez, de 9 años.
Alrededor de las 17:30 horas es cuando los números de emergencias recibieron la llamada de auxilio y enviaron a paramédicos y policías. Los uniformados de Amozoc, al conocer por parte de los paramédicos que la niña estaba muerta acordonaron el lugar y dieron parte al Ministerio Público de Tepeaca.
Los padres de la menor, Melquiades y María Antonia, de 46 y 38 años, respectivamente, estaban tan borrachos y drogados que en un primer momento no pudieron decir sus nombres y mucho menos el nombre de la pequeña.
Las diligencias del levantamiento del cadáver las realizó el personal de la policía ministerial de Tepeaca, quienes iniciaron la carpeta de investigación del caso. Los padres de los menores indicaron que no son de Puebla, que proceden de Veracruz y que no tienen más familiares en la entidad.
Los vecinos indicaron que los pequeños dormían en una chocita que la familia construyó en un pequeño terreno que les prestó un vecino, donde pasaban fríos y hambre. Los niños de 6 y 8 años, quedaron a resguardo del DIF después de lo ocurrido este martes.