• Aunque fue en un choque donde se dieron cuenta que estaba muerta, se presume que expiró momentos antes.

Odilón Larios Nava.- Una niña de 10 años de edad, originaria y vecina de Tetela de Ocampo, perdió la vida de camino al hospital en la capital poblana. Aunque se descubrió que estaba muerta, después de que el vehículo del DIF del municipio de Tetala, en el que viajaba la menor, chocara contra uno de los taxi de los conocidos como “canarios”, se presume que el deceso no fue a causa del choque sino que ocurrió momentos antes por la enfermedad que la aquejaba.
De acuerdo con el padre de la niña, de nombre Román Martínez, la pequeña Johana Martínez Huerta, de 10 años estaba enferma y por ello, al ser de bajos recursos económicos, pidieron el apoyo en el municipio de Tetela para transportar a la niña a Puebla al Hospital Del Niño Poblano.
Cuando se dirigían al hospital, en la 11 Norte esquina con 32 Poniente, de la colonia Santa María, el conductor David Vega Cabrera, de 33 años, quien manejaba un Tsuru, color blanco, con placas UAE-82-41 del estado de Puebla, perteneciente al municipio de Tetela, se pasó el alto y entonces fue impactado por otro Tsuru.
La segunda unidad es un taxi amarillo de los de la central CAPU, con placas de circulación 16-93-SSK. En esta segunda unidad también viajaba una familia, una mujer con sus dos hijas a una de ellas también la llevaba al hospital.
Al darse el choque entre las unidades llegaron los paramédicos quienes revisaron a los ocupantes, sólo una niña que viajaba en el taxi ameritó ser trasladada para recibir atención médica en el Hospital del Niño Poblano. Por otra parte el choque fue leve y los demás ocupantes de los vehículos sólo presentaron contusiones.
Sin embargo al revisar a la pequeña Johana Martínez Huerta, los técnicos en urgencias médicas encontraron que no presentaba signos vitales, por lo que además de agentes de tránsito y peritos se solicitó la presencia del Ministerio Público Especializado en Delitos Culposos.
Cuando la autoridad ministerial arribó, Román Martínez, padre de la niña fallecida, les indicó que la niña probablemente no pereció a causa del choque de los vehículos, ella ya iba muy mal y desde media hora antes del percance había notado que estaba dejando de respirar.
“Veníamos a hacer un estudio a mi niña, pero ya no llegó. Ella venía muy mala, padecía como migraña, yo pienso que falleció como a las seis de la mañana porque ya no respiraba bien, en el choque yo la protegí con mis brazos y no se golpeó” explicó con lágrimas en los ojos el dolido padre.
Sin embargo los conductores de las dos unidades quedaron a disposición del Ministerio Público Especializado en Delitos Culposos de la Delegación Oriente para que se les finquen las responsabilidades por el choque, según los primeros señalamientos el responsable fue el conductor del auto del DIF de Tetela de Ocampo.
José Tomás Titla Damián, Ministerio Público en turno realizó las diligencias del levantamiento del cadáver e inició la averiguación previa 337/2015. Por medio de la necropsia se conocerá si la niña pereció antes del choque de las unidades como lo señala su propio padre.