Por Jesús Lemus/Puebla

El nuevo magistrado del Tribunal Electoral del Estado (TEE), Jorge Sánchez Morales, afirmó que su nombramiento como integrante del nuevo organismo electoral poblano, no puede ponerse en tela de juicio, toda vez que este fue designado por las diversas fuerzas políticas en el Senado de la República.
Así lo dijo después de que en 2010 en su papel de presidente del extinto Instituto Electoral del Estado (IEE), fue vinculado fuertemente con el Partido Revolucionario Institucional (PRI).
En este sentido, puntualizó que los órganos electorales y quienes se desempeñan en ellos, siempre recibirán críticas en su actuar; por lo tanto y a título personal, no queda más que respetarlas.
Desde su punto de vista, hay las condiciones para que el Tribunal Electoral del Estado se conduzca apegado a la legalidad, una vez que se empiecen a recibir las denuncias que se deriven antes y después de las votaciones de 2016 para elegir al gobernador de Puebla.
Asimismo, reconoció que le gustaría ser presidente del TEE, pero esa decisión dependerá del acuerdo colegiado tomado en su momento por los magistrados, esto una vez que hayan tomado protesta para el cargo.
En su caso, manifestó que el pasado 10 de diciembre tomó protesta como magistrado y se espera que este martes, lo hagan Fernando Chevalier Ruanova y Adrián Ricardo Rodríguez Perdomo.
Sobre la impugnación que podría presentar el PRI para echar abajo los nombramientos de sus compañeros magistrados por los supuestos vínculos con el PAN, argumentó que ello no le compete y serán los partidos políticos quienes decidan su actuar.