Por Jesús Lemus/Puebla

El alcalde de Tecamachalco, Inés Saturnino Ponce, sentenció que a la dirigencia del PAN, Jesús Giles Carmona y Martha Erika Alonso, les “falta información para corroborar” que en el ayuntamiento de la región se comete violencia política de género en contra de algunas regidoras.
Por lo anterior, condenó que la dirigencia estatal del PAN, le haya enviado un exhorto para supuestamente frenar la violencia política de género, el cual sentenció no aceptará y; por el contrario, pidió una audiencia ante la comisión permanente del partido para defenderse de las acusaciones en su contra.
Reconoció que tiene aspiraciones políticas para aparecer en las boletas electorales de 2018, aunque también aclaró que no le quita el sueño en caso de no poder competir por un nuevo cargo público el siguiente año.
Por lo anterior, insistió que el Comité Directivo Estatal (CDE) del PAN, debe permitirle su audiencia para supuestamente demostrar con pruebas que no ejerce ningún tipo de violencia política de género en contra de regidoras del ayuntamiento y evitar así “daño moral del que ha sufrido en los últimos meses”.
Negó que sea un alcalde “gris” en Tecamachalco; por lo tanto, señaló que no permitirá que sigan las acusaciones en su contra, que lo único que provocan es un daño a su imagen ante los ciudadanos del referido municipio.
“Lo que se menciona en medios de comunicación son declaraciones sin fundamento, no hay violencia política de género en el ayuntamiento (…) El PAN emitió un documento donde me solicita un exhorto, pero también les pido que me permitan defenderme en la siguiente comisión permanente para que me defienda de las acusaciones en mi contra”.