Mary González

 

El compromiso del candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia por Puebla”, Miguel Barbosa Huerta con el sector empresarial es que en caso de ganar la gubernatura del estado, no se volverán a tener negocios a la sombra del poder”, ni tampoco habrá favoritismo con determinados sectores.

En el marco de una reunión que sostuvo con el sector de la Industria del Comercio, Servicio y Turismo, dejó en claro que si el voto lo favorece mantendrá un gobierno honesto, transparente y austero, donde no haya “moches, ni favoritismos”.

Al destacar que como gobernador del Estado no va a pedir ni un solo peso al otorgar contratos a los empresarios, el candidato a gobernador de la Coalición Juntos Haremos Historia, Miguel Barbosa Huerta, precisó que será un aliado permanente del sector empresarial, además de que les garantizó que no habrá más negocios a la sombra del poder y el presupuesto de la entidad se quedará para los inversionistas poblanos, a quienes solamente se les pedirá calidad en sus servicios.

“No voy a condicionar nada, ni un peso les voy a pedir a cambio de otorgarles contratos”, dijo durante una reunión con prestadores de servicios, comercio y turismo a quienes anunció que implementará un sistema de desregulación para acabar con la corrupción que hoy persiste hacia este sector económico.

Aquí Barbosa Huerta destacó que hoy los gobiernos se deben fijar en la deuda social que hay en Puebla. Abajo de puentes, a un lado de museos, a un lado de los desarrollos inmobiliarios como Lomas de Angelópolis, que forma parte de un municipio pobre como Santa Clara Ocoyucan, cuyas autoridades por cuestión de corrupción ni siquiera saben cuántos ingresos podrían tener como pago de impuestos.

El abanderado de la Coalición Juntos Haremos Historia a la gubernatura se comprometió con este nutrido grupo empresarial a que las cosas deben cambiar para bien, pues aunque está de acuerdo en que existan grandes desarrollos e inversiones, estas se deben regular. “La inversión no significa corrupción”, dijo.

En este encuentro con dirigentes e integrantes del rubro empresarial, Miguel Barbosa Huerta ofreció mantener una relación fructífera y de constante acercamiento con los sectores productivos del estado. “El diálogo será de mucha intensidad para que haya productividad y en consecuencia una mejor Puebla para todos”, agregó.

Denunció que en Puebla hay un deterioro que se permitió por años y que siguió avanzando, y hoy la consecuencia es que la supuesta modernidad sea solo una fachada, por lo que como gobernador actuará con mejor estrategia y con mayor inteligencia.

Comentó que hoy las cosas son diferentes y pese a haber sido el actor político más atacado en el 2018, hoy mantiene 30 puntos de ventaja sobre su más cercano competidor, “y no es arrogancia es resultado del esfuerzo y del trabajo que vengo realizando en forma intensa al recorrer el estado”, dijo.

Lamentó que las administraciones pasadas hayan usado a los empresarios para fines propios, pues recordó que el morenovallismo, que estuvo encabezado por el extinto Rafael Moreno Valle Rosas, dejó al estado con enormes deudas públicas y un lacerado social